Israel insiste en desafío a Washington

Ese gobierno quiere mandar al piso edificaciones de EE.UU. en su país.

Jerusalén continúa siendo disputada por judíos y palestinos. En apenas un kilómetro cuadrado de la capital se enmarca la Ciudad Vieja, donde se ubican el Muro de las Lamentaciones, la mezquita de Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, sagradas para ambas religiones.

La semana pasada el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunció la demolición de un hotel de propiedad del magnate estadounidense, Irving Moskovitz, para la construcción de 20 apartamentos en una zona palestina de Jerusalén del Este. El gobierno de Barack Obama, por su parte, instó al  israelí a no continuar con la construcción de asentamientos judíos en territorios ocupados por los palestinos.

Mientras, Netanyahu respondió así a la petición de la Casa Blanca: “No aceptamos la idea de que los judíos no puedan construir y comprar casas en cualquier lugar de Jerusalén... La soberanía de Israel sobre todo Jerusalén no es materia de discusión”.

Rusia y Francia también han presionado por la suspensión de estos planes. Pero la posición israelí es inamovible: “Nuestro derecho a gobernar y desarrollar Jerusalén es incuestionable”, señaló el viceministro de Asuntos Exteriores, Dani Ayalón.

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump