Felipe Calderón llega a bajar la tensión

Viajará este jueves a Brasil y luego a Uruguay para calmar los ánimos entre los vecinos por cuenta de las bases militares colombianas.

En momentos en que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, vive un acalorado momento en la región por cuenta de su política de seguridad democrática, llegó el miércoles al país Felipe Calderón, presidente de México, una de las naciones que de manera natural se ha acercado a la visión uribista de la lucha contra el crimen organizado.

Calderón aterriza en un momento especial. Mientras que los presidentes de Unasur decidían el lunes convocar a una reunión de ministros de Defensa, en Quito, para tratar el tema de las bases militares colombianas, Calderón recibía un espaldarazo de Barack Obama en su lucha contra los carteles de la droga (en medio de debates por supuestas violaciones de los Derechos Humanos por el Estado mexicano, Obama afirmó que los carteles “son los principales violadores de los DD.HH.”).

 Después de Colombia, el mexicano irá a Brasil y Uruguay. Fuentes cercanas al mandatario le dijeron al diario La Jornada, de México, que el Presidente buscará de manera privada ayudar a bajar la temperatura en la región por cuenta de las bases. Brasil, con gran influencia en Suramérica, ha pedido más claridad en los acuerdos, mientras que Uruguay se niega a que haya presencia de soldados estadounidenses. Según el reporte de La Jornada, sería de esperar que “México promueva un clima de distensión y diálogo en América Latina y rompa el aislamiento de Colombia”.

Con el presidente Uribe, Calderón discutirá hoy sobre varios acuerdos de cooperación en materia comercial y de seguridad. Estos últimos enmarcados dentro del Grupo de Alto Nivel de Seguridad y Justicia México-Colombia (GANSJ), a través del cual  Colombia ha capacitado a policías antinarcóticos y antisecuestros con programas de la Policía Nacional, como el curso internacional para comandos jungla.

“México ha visto con mucho interés la manera en la que Colombia ha venido superando los problemas de la delincuencia organizada y el narcotráfico”, afirma el director de la Fundación Seguridad y Democracia, Alfredo Rangel. Según el analista, uno de los temas prioritarios en la agenda es el acompañamiento de Colombia en el proceso de reforma policial de México.

También se espera una profundización de las relaciones comerciales entre ambos países. Uribe buscará reducir la brecha en la balanza comercial bilateral. En 2007, las exportaciones de México a Colombia fueron de US$2.500 millones, mientras que a la inversa no superaron los US$450 millones.

Temas relacionados