Denuncian atrocidades de la operación ‘Plomo Fundido’

Según Human Rights Watch, las tropas israelíes asesinaron a 11 civiles palestinos que agitaban símbolos de paz durante la toma de Gaza.

En aquellos días de guerra los miembros de la familia Abd Rabbo tenían una técnica infalible para evitar que las balas israelíes segaran sus vidas: banderas blancas hechas con retazos de tela que, en teoría, los harían inmunes a las ráfagas de fusil o a las bombas lanzadas por aviones de guerra.

Y así lo creyeron el pasado 7 de enero, durante los últimos incidentes de la operación ‘Plomo Fundido’. Ese día, según el testimonio de la familia, agitaron su infalible arma ante la presencia de hombres vestidos de camuflado. Pero una ráfaga les demostró la enorme diferencia que existe entre la teoría y la práctica.

“Quiero entender cuándo le hice algo malo a Israel para que me castigue de esta forma”, se lamentaba Khalid Abd Rabbo ante los miembros de la ONG estadounidense Human Rights Watch (HRW), al narrarles cómo murieron sus hijas de dos y siete años.

Su caso forma parte del informe ‘Las muertes de las banderas blancas’, difundido ayer por esa organización y en el que se denuncian 11 muertes de civiles palestinos a manos de soldados israelíes entre diciembre de 2008 y enero de 2009, cuando las tropas hebreas invadieron Gaza en represalia de los múltiples ataques palestinos con cohetes caseros.

El documento, de 63 páginas, fue realizado con base en visitas al lugar de los hechos, pruebas balísticas, consulta a las historias médicas y entrevistas a testigos que, según el análisis de HRW, revelan un impactante hecho: “Toda la evidencia disponible indica que las fuerzas de Israel tenían el control de las áreas en cuestión. No se estaban presentando enfrentamientos en ese momento y militantes palestinos no se escondían entre los civiles”.

El contenido del informe coincide con un video difundido el mes pasado por la ONG Rompiendo el Silencio. Las imágenes muestran a soldados israelíes con los rostros cubiertos que reconocen haber atacado hospitales y escuelas, además de atentar contra civiles palestinos, durante el desarrollo de la operación ‘Plomo Fundido’.

Precisamente, en el documento, HRW sostiene que las autoridades hebreas nunca se ocuparon de investigar esas denuncias: “El gobierno y las fuerzas militares han fallado en realizar averiguaciones serias sobre muchas de las acusaciones de violación a las leyes de la guerra”.

Por su parte, el ejército israelí respondió con un comunicado: “El mero despliegue de una bandera blanca no garantiza automáticamente la inmunidad”.