El ejército, a las calles de Chile

Más de 10.000 policías patrullan las calles de Concepción, la ciudad más golpeada por el terremoto. Los muertos llegan a 745.

Desde la dictadura de Augusto Pinochet ningún gobierno chileno había declarado estado de sitio. Tampoco había sacado al Ejército a la calle. Pero Michelle Bachelet no tuvo otro remedio. A nueve días de entregar la presidencia y enfrentando la tragedia más grande que Chile haya vivido en los últimos 50 años, ordenó el envío de 10.000 soldados a Concepción, la segunda ciudad más grande de Chile, a 500 kilómetros al sur de Santiago y una de las más golpeadas por el terremoto de 8,8 grados que el sábado sacudió al país.

Una ola de saqueos y violencia obligó a Bachelet a dar la orden. Ayer las calles de Concepción estaban siendo patrulladas por los uniformados. Pero su presencia era insuficiente ante la magnitud de la tragedia. “Hoy en la mañana varias personas estaban intentando abrir y saquear otro supermercado”, dijo la alcaldesa de Concepción, Jacqueline Van Rysselberge, a radio Cooperativa. Según la funcionaria, algunos chilenos aprovecharon el caos para robar televisores e incluso lavadoras.

Lograr que la ayuda humanitaria llegue a quien lo necesite y evitar los saqueos y el pillaje es el objetivo de la fuerza pública. Pero al igual que en la tragedia en Haití, la ayuda se ha tardado demasiado en llegar a las zonas más castigadas por el temblor. Se calcula que dos millones de chilenos son los damnificados por la tragedia. “No tenemos agua ni nada. Nadie se ha aparecido a entregar ayuda. Se necesita más presencia policial para que se ordene esto. Hay mucha gente que está robando”, aseguró a Reuters, una mujer de 78 años, mientras hacia fila en un supermercado.

Pero mientras en Concepción la situación era de caos, los habitantes de Santiago, la capital, intentaban volver a la normalidad. Rescatistas continuaban buscando sobrevivientes entre los edificios reducidos a escombros. Con tan buena suerte que en una de esas edificaciones, los bomberos lograron rescatar a 50 personas con vida de un edificio de 15 pisos que se vino abajo por el temblor. Ocho personas murieron en este lugar, elevando a 745 el número de víctimas. Por otro lado, un avión de la Fuerza Aérea Colombiana llevó a Santiago a 150 chilenos que no habían podido viajar.

Temas relacionados