Chile se estremece de nuevo

Cuatro días después del terremoto, una réplica de magnitud 5,9 sacudió a Concepción y sembró el pánico entre los chilenos.

La mayoría de construcciones en Concepción —una de las ciudades más destruidas en el terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter que el sábado sacudió Chile— se vinieron abajo como castillos de naipes. Ni siquiera los edificios más nuevos, que supuestamente estaban diseñados con todas las normas sismorresistentes, soportaron el movimiento telúrico.

En Santiago la situación era parecida. Pese a que aquí la mayoría de los inmuebles resistieron el temblor, los habitantes continuaban en alerta ante el peligro de que algunos colapsen debido a daños estructurales. Las autoridades iniciaron una investigación para determinar qué pasó con varios edificios. “Lo esperé por cinco años. Tuve la paciencia de esperar para que me entregaran el apartamento”, comentó a Reuters un hombre cuya vivienda en el barrio de clase media de Yuñoa fue desalojada debido al colapso de algunas estructuras.

La acordonada construcción, que aún luce el aviso de “venta” y no llega a los dos años de habilitada, amenaza con colapsar, afectando a otras edificaciones contiguas y diversos locales comerciales. “La empresa dice que no quiere demolerlo, que lo va a restaurar, pero los pisos arriba están fracturados. Entonces con cualquier terremoto va a caer igual”, dijo Érika Díaz, quien también fue desalojada de su vivienda, ubicada frente al inmueble. “Es increíble que edificios de 80 años hayan soportado el terremoto y que unos con pocos años estén en esta situación”, comentó a una radio local Marcela Urrieta, vecina del lugar.

Alojados en tiendas de campaña, los chilenos solo esperan que la tierra deje de sacudirse para volver a sus casas. Pero parece que eso no va a pasar, una réplica de magnitud 5,9 sacudió de nuevo a Concepción y sembró el pánico en todo el país. Incluso se alcanzó a temer por un nuevo tsunami.

Sin embargo, la esperanza superó por un momento a la desesperación. Los cuerpos de rescate lograron sacar con vida a 79 personas de entre los escombros de una construcción que se derrumbó por completo en Concepción. El comandante de Bomberos Juan Carlos Subercaseaux aseguró: “Temíamos que un centenar de personas hubieran muerto”.

Lluvia de predicciones

Y como suele suceder después de las tragedias, han aparecido varios mentalistas y magos que anticiparon la tragedia. Uno de los que más ha causado impresión es Efraín Barraza Estrada, más conocido como El Mago Yin. Según el artículo publicado en el periódico El Día de Chile el 29 de noviembre de 2009, Yin, quien ha pronosticado tragedias por más de 30 años, dijo: “En Chile en 2010 habrá un terremoto muy grande... Va a ser como el de Valdivia en el 60 y morirá mucha gente. Y para colmo podría haber un maremoto”. Otro hombre, que dijo ser profeta, llamado Gaspar Chiappetta grabó en Youtube un video, el 24 de enero de 2010, en donde también hablaba del terremoto en Chile. Los científicos del país han dicho que esto es sólo coincidencia, pues un temblor no se puede predecir. Pero por si acaso, Yin también predijo que el papa Benedicto XVI se va a enfermar, que Obama sufrirá un atentado y que en cinco años se desatará una sangrienta guerra entre Estados Unidos y América Latina.