Sesenta años de los más buscados

En 1950 el FBI creó la lista de los 10 criminales más lesivos. Actualmente Osama Bin Laden la encabeza.

Todo comenzó por un reportaje. En 1949 un periodista de la United Press International llamó a las oficinas del FBI. Dijo estar trabajando en temas criminales y pidió a la Oficina Federal de Investigaciones (traducción de la sigla FBI al español), los nombres de algunos de los delincuentes más buscados del momento.

 The Washington Daily News replicó la noticia y el ranking criminal tuvo tanto éxito que se convirtió en el tema de conversación de todas partes. El estallido mediático llegó hasta la dirección del FBI, a oídos de Edgar J. Hoover, el director, quien no se sorprendió con los nombres que su propia oficina había suministrado sino con la difusión que habían tenido. Hoover no se disgustó, al contrario. Le encantaba que la gente hablara de los criminales y los tuviera presentes, era una forma de vigilarlos y una opción para que la ciudadanía pudiera denunciarlos si se premiaba con recompensas.

El 14 de marzo de 1950, hace 60 años y cuatro días, Hoover se resolvió a institucionalizar una lista con los 10 criminales más buscados y peligrosos de esos tiempos. El primero en figurar fue Thomas James Holden, un hombre que desde los años 30 había estado enredado en líos con la justicia. Sin embargo, ese año había llevado a cabo su conducta más atroz impulsado por la embriaguez: mató a su esposa y a dos de sus cuñados.

Pasó menos de un año desde la publicación de la lista y la iniciativa de Hoover ya entregaba el primer rédito. Holden fue capturado. Desde entonces, 463 de los 497 criminales que han pasado por el listado de peces gordos del hampa, el terrorismo y el asesinato serial han corrido con la mima suerte. La cifra luce aún más sólida si se tienen en cuenta los 14 casos en los que los prófugos han aparecido muertos. En otras palabras, de la efectividad de la lista sólo han escapado 20 delincuentes, 20 en 60 años.

El caso más visible de los fugitivos es el de Osama Bin Laden, la cabeza de la red terrorista Al Qaeda. Desde que se efectuaron los atentados contra el World Trade Center de Nueva York, en 2001, Bin Laden ha salido airoso de la persecución estadounidense. Hoy su paradero es incierto, a pesar de que se crea que en Afganistán está su guarida.

Hoy Bin Laden comparte su lugar en el listado al lado de personajes como el ucraniano Semion Mogilevich, a quien se le acusa de ser la cabeza de la mafia rusa en el mundo, y Eduardo Ravelo, líder de los Aztecas, el grupo de sicarios del cartel de Juárez, en México. Por la lista también han pasado varios colombianos, entre ellos Pablo Escobar, Manuel Marulanda Vélez, Tirofijo, y el más reciente, Diego León Montoya, alias Don Diego.