Juan Manuel Santos llega a Colombia

Unos piden que asuma la dirección única del Partido de la U y otros lo quieren ver también como candidato a la Presidencia.

En medio de un clima caldeado por la crisis diplomática con los países vecinos —en la cual su nombre a salido a relucir una que otra vez como objeto de discordia—, y con el agite político interno en relación con la conciliación del referendo reeleccionista y más de 20 candidatos y precandidatos en carrera hacia la Presidencia de la República, el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos regresa este martes al país. Y aunque todo parece indicar que no llega como candidato, lo que sí parece inminente es que vuelve para asumir la presidencia del Partido de la U, cargo que hoy ocupa —con muchas críticas, por cierto— el ex comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo.

En la U todavía no sanan las heridas que produjo la elección de las nuevas mesas directivas del Congreso, el pasado 20 de julio. El rompimiento de los acuerdos y, sobre todo, la pérdida de la presidencia de la Cámara de Representantes, que le correspondía, trajo consigo una serie de acusaciones mutuas entre Restrepo y el senador Armando Benedetti, y posturas extremas como la de pedirle al Gobierno un revolcón ministerial o quitarle los cargos a Cambio Radical. Ahora, muchos esperan que Santos se convierta en un factor de unión para la colectividad.

Sin embargo, no ha aterrizado todavía el ex ministro de Defensa y el papel en el actual escenario político-electoral ya genera divergencias. La gran mayoría de senadores de la U cree que debe ser candidato, así el partido se haya echado en hombros el referendo reeleccionista. “Para nosotros es el jefe natural de la U y creo que puede ser, sin ningún problema, aspirante a la Presidencia y a la vez presidente del partido”, señaló el senador Carlos Ferro.

Por lo que ha dicho Santos hasta ahora, su intención es esperar a que se defina lo del referendo y que el presidente Uribe diga si va a aspirar o no. Sólo en caso de que no pueda o no quiera, él se lanzará al agua, recogiendo las banderas de la seguridad democrática, la confianza inversionista y la cohesión social. “Santos tiene el respaldo de la gran mayoría de los integrantes de la U. Su liderazgo esta haciendo mucha falta y estoy seguro de que él despejará muchas incógnitas que tiene la colectividad”, dijo el senador Efraín Torrado.

Claro que no todos en la U lo ven como la gran cabeza del partido. El senador José David Name, por ejemplo, es de los que cree que el ex ministro debe llegar como “un militante más”, teniendo en cuenta que ya existe una dirección alterna y que Restrepo ejerce como presidente. “Después del 7 de agosto, la bancada se sentará con él para definir la estrategia: si se hace campaña para el referendo o para su candidatura”, agregó Name.

Lo cierto es que con Juan Manuel Santos metido de lleno en la campaña —bien sea para referendo o su candidatura—, la temperatura política sube. Sin duda, se trata de un “peso pesado”, líder en todas las encuestas que se hacen hoy en Colombia en cuanto a preferencias de voto, siempre y cuando Uribe no esté en el juego. Y aunque hay quienes dicen que otros como Germán Vargas Lleras o Andrés Felipe Arias le tomaron la delantera, eso no le preocupa. “Yo preferiría una campaña corta... la gente se cansa de oír a candidatos tanto tiempo haciendo propuestas... cuatro o cinco meses son más que suficientes”, aseguró en una entrevista a Caracol Radio en mayo pasado.

Claro que el regreso de Noemí Sanín —quien anoche se reunía con el conservatismo en pleno buscando su posible vinculación a su consulta interna— parece que sí alteró los planes del ex ministro, quien en un principio tenía planeado su regreso para septiembre. Santos, político fogueado como el que más, hace sus cálculos y sabe que su hora llegó.