'Rasguñados'

Mientras la Fiscalía pidió investigar el caso Gómez Hurtado, la Corte Suprema hizo lo propio a raíz de otras declaraciones de 'Rasguño'.

Creíbles o no, se ha vuelto costumbre que supuestos mafiosos arrepentidos o capos conversos ofrezcan versiones que generan escándalo y abren expedientes. En dos frentes distintos, la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia ordenaron que se investiguen cabos sueltos que el narcotraficante Luis Hernando Gómez Bustamante, alias Rasguño, ha venido entregando a cuentagotas a lo largo del último año. La FM reveló que por el magnicidio de Álvaro Gómez, la Fiscalía envió a la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes el expediente para que se indaguen presuntas responsabilidades del ex presidente Ernesto Samper.

La unidad de fiscales delegados ante la Corte Suprema, por su parte, deberá investigar al escudero de Samper, el ex ministro Horacio Serpa. De acuerdo con la versión de Rasguño, Samper y Serpa instigaron a miembros del cartel del norte del Valle para segar la vida del líder conservador, arguyendo que, de llegar al poder, Gómez Hurtado apoyaría sin reservas la extradición de los narcos. Rasguño agregó que Gómez Hurtado estaría ambientando un golpe de Estado, con miembros de la Fuerza Pública, en contra del entonces jefe de Estado, y que por ello habría resultado asesinado el 2 de noviembre de 1995, cuando salía de la Universidad Sergio Arboleda.

Se supo que la Comisión de Acusación, por medio de teleconferencia o de delegados enviados a Estados Unidos —donde se encuentra recluido el capo— ampliará el testimonio de Rasguño. En el proceso Gómez Hurtado, aclaró el fiscal (e) Guillermo Mendoza, ni Alfonso Valdivieso, Alfonso Gómez Méndez o Luis Camilo Osorio están involucrados. La Fiscalía, no obstante, no ha sido la única instancia interesada en comprobar o desvirtuar las palabras del narcotraficante. El Espectador obtuvo un documento de la Sala Penal de la Corte Suprema en el que se pidió iniciar investigaciones contra una extensa lista de ex dirigentes políticos, abogados y miembros de la Fuerza Pública, todo por cuenta de las declaraciones de Gómez Bustamante.

La Comisión de Acusación, por petición de la Corte, deberá indagar a Gómez Méndez, quien hasta la fecha no ha sido notificado de tales pesquisas. El ex fiscal refutó el origen del asunto: “Me parece una cosa tan absurda la declaración del señor Gómez Bustamante que no quiero pararle bolas, no vale la pena seguirle el juego”, le dijo a este diario. El alto tribunal le pidió a su propia Sala Penal que investigara a Alfonso Valdivieso, en calidad de ex senador, de quien Rasguño afirmó que se relacionaba con los capos del norte del Valle Orlando Henao y  Efraín Hernández: “Hablaban de un Mazda 626 que ellos le regalaron y que cuando él se retira de la Fiscalía ellos le financian la campaña para el Senado”.

No es sólo Valdivieso, quien de paso tildó de “fantasiosas” e “irrelevantes” las declaraciones de Rasguño. Por exigencia de la Corte Suprema, la Sala Penal tendrá que corroborar la veracidad de las menciones que Rasguño hizo acerca de la ex senadora del Partido de la U, Elsa Gladys Cifuentes, y al senador conservador y ex gobernador del Valle Germán Villegas Villegas. Y a ellos se suma un listado, mucho más largo, de nombres que deberán ser tenidos en cuenta en la Fiscalía, por designio de la Corte Suprema, a raíz del testimonio de este capo, capturado en Cuba en julio de 2004. La lista la encabezan los ex congresistas Carlos Alonso Lucio, Francisco Lopreto y Carlos Holguín y Hugo Castro Borja, condenado a 40 meses de prisión por un juez de Cali en 1997 por enriquecimiento ilícito.

Las ex parlamentarias María Nancy Montoya y Jesusita Zabala de Londoño también serán investigadas por causa del testimonio de Rasguño. La primera es la viuda de Ariel Rodríguez, quien, más conocido como El Diablo, fue mano derecha de Gómez Bustamante y su enlace con los políticos de la región. La segunda fue alcaldesa de Cartago —todos los alcaldes de ese municipio elegidos por voto también deberán ser investigados por la Fiscalía, dijo la Corte— y es la madre del abogado Ignacio Londoño. De él, Rasguño aseguró que  habría  servido como razonero enter políticos y mafia para fraguar el asesinato del ex candidato presidencial Álvaro Gómez Hurtado. Londoño sostuvo, ante Fiscalía y ante Procuraduría, que jamás actuó de manera ilegal.

La Fiscalía deberá establecer si hubo o no connivencia entre las mafias y los comandantes de Policía de Cartago, entre ellos el mayor Francisco Ríos. Éste, que llegó a ser jefe de seguridad del fiscal Luis Camilo Osorio, era hermano de un hombre clave de la organización de Rasguño. Y, por último, estimó la Corte, debe ser investigado también el ex gobernador del Valle y comentarista radial Gustavo Álvarez Gardeazábal, quien fue elegido como mandatario de ese departamento en 1998, pero al ser sentenciado por enriquecimiento ilícito  a seis años de prisión no pudo terminar su mandato.

 

últimas noticias