La amistad con el fiscal Mario Iguarán

Ascencio Reyes Serrano sostiene que lo suyo son las relaciones públicas y los negocios y que, por asuntos de afinidad, en una de esas vueltas terminó conociendo a otro de sus grandes amigos: el fiscal general de la Nación, Mario Iguarán Arana.

“Lo conocí en una de las tertulias que se hacen regularmente con los magistrados del Caribe, en el Jockey Club de Bogotá. Llegó invitado por el entonces ministro del Interior Sabas Pretelt de la Vega”, resalta antes de detallar los términos de su amistad espontánea.

“Él se desempeñaba como viceministro del Interior y Justicia, y recuerdo que me comentó que como él tenía origen guajiro por su apellido Iguarán, por eso hacía parte del combo costeño de la justicia. Nos caímos muy bien y desde ese día somos excelentes amigos.

También recuerdo que, en esa tertulia del Jockey Club de Bogotá, alguien comentó que Mario Iguarán Arana debería ser un buen Fiscal para el país y vean, terminó lográndolo. Hoy, una de mis hijas trabaja en la Oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía General de la Nación”.

Temas relacionados