Carrera contra el reloj en el Congreso

<p>A cuatro días de que termine el primer período legislativo del año, los
proyectos que no alcanzaron a debatirse, que se radicaron muy tarde o
que ya cumplen su espacio de tiempo en el Congreso, comienzan una
carrera contra el reloj para no hundirse y, por lo menos, ser aprobados
en el festival de pupitrazos que tradicionalmente se presenta por esta
época en el Parlamento colombiano.</p>

En el Senado son siete y en la Cámara de Representantes 15 los proyectos de ley que están programados para su cuarto y último debate antes de convcertirse en leyes de la República. De estas iniciativas han sido muy publicitadas la que establece sanciones a la discriminación contra las mujeres, en Senado, y la que modifica la ley de la mujer cabeza de familia, en Cámara.

Entran a segundo debate en plenaria 62 proyectos de ley —37 a consideración de los senadores y 25 para ser discutidos por los representantes— que en tiempo récord tendrán que ser votados para no perecer y continuar su curso en el Congreso durante la próxima legislatura, desde el 20 de julio.

Entre éstos está la polémica iniciativa por la cual se crea el Estatuto de las víctimas del conflicto, de autoría de la bancada liberal, que contempla, entre otras medidas, la asistencia en salud y la reparación integral a los ciudadanos que han padecido las consecuencias de la violencia.

El Gobierno también tendrá que darse la pela con los proyectos que impulsa, como el de la reforma financiera, la propuesta económica más importante de lo que va corrido del año, que gracias a un mensaje de urgencia del ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, hoy será debatida por las comisiones terceras conjuntas de la dos cámaras. De ser aprobada entraría a plenaria después del 20 de julio. No hay reformas constitucionales en trámite.

El balance de lo que pasó en materia legislativa en Colombia los primeros seis meses de 2008 también suele darse por estos días entre los parlamentarios. La conclusión de muchos es que el escándalo de la parapolítica, en el que está involucrado cerca del 30 por ciento del Congreso, afectó el trámite de varios de los proyectos en la mayoría de las comisiones.


Para Juan Manuel Galán, senador liberal de la Comisión Segunda, en la que se tratan los temas internacionales, este período de trabajo fue “traumático” debido a que los congresistas de su célula legislativa Humberto Gómez Gallo y Ricardo Elcure se encuentran presos por presuntamente tener vínculos con los paramilitares. Elcure, por cierto, entró en reemplazo de Mario Uribe, también en la cárcel por parapolítica.

“Logramos hacer controles políticos y discutir importantes iniciativas, pero, en general, no fue una época fácil”, aseguró Galán.

Dilian Francisca Toro, uribista de la Comisión Séptima, que discute asuntos de salud y seguridad social, afirmó que en su equipo “se ha ido cumpliendo con la agenda, lo que pasa es que no son temas muy publicitados”.

Mientras que Héctor Helí Rojas, liberal de la Comisión Primera, que trata cuestiones constitucionales, dijo que el balance es “negativo. No sólo por el hundimiento de la reforma política. Se aplazaron debates importantes”.

De cualquier manera, esta semana será decisiva en las labores del Congreso. Muchos esperan que haya debate y que no todo se defina a golpe de mano.

La hora de la ley de víctimas

En medio de reparos del Gobierno, la Plenaria del Senado buscará aprobar hoy en segundo debate el proyecto de ley 157, conocido como ley de víctimas, por medio del cual se busca proteger y resarcir a todas las personas que se han visto afectadas de una u otra manera por el conflicto armado en el país.

En el debate de la semana pasada, la iniciativa recibió ponencia favorable y el apoyo de todas las bancadas —uribistas y de oposición—. Sin embargo, el viceministro de Justicia, Guillermo Reyes, expresó su preocupación por el tema fiscal, ya que no se sabe de dónde saldría la plata para atender a las víctimas, por lo que antes de aprobarlo se tendría que “mirar con cuidado. El Gobierno no garantiza que los recursos se puedan obtener”, dijo. Ante esta posición, la senadora del Partido de la U Gina Parody le exigió al Gobierno “hablar claro” y decir si apoya o no el proyecto; mientras que Óscar Darío Pérez, de Alas-Equipo Colombia, llamó la atención por la costumbre que tiene la Casa de Nariño de anunciar su apoyo a algunas iniciativas y después darles la espalda.

Temas relacionados