El drama de ‘la peluquera’ de la guerrilla

Blanca Oviedo fue detenida en una captura masiva. Hace dos semanas recuperó su libertad. Para defenderse de cargos por rebelión contó que es madre de policías. Ahora la persiguen las Farc.

Ser una de las mejores estilistas del municipio de Rioblanco (sur del Tolima) se convirtió en una terrible pesadilla para Blanca Rosa Oviedo Vargas, una mujer de 46 años que en febrero pasado fue detenida por la Fiscalía y trasladada a la Penitenciaría Nacional de Picaleña, en Ibagué, acusada de rebelión.

Varios desmovilizados de las Farc aseguraron en sus declaraciones que esta mujer era la peluquera personal de los guerrilleros del frente 21 de las Farc, quienes bajaban desde las montañas expresamente a la sala de belleza de Blanca Rosa, para que les hiciera los cortes de moda a hombres y mujeres de esa organización, sin cobrarles un solo peso.

Con Blanca Rosa fueron capturadas ocho personas más del pueblo. Cuatro de ellas, incluida ‘la peluquera’, como es llamada dentro del proceso judicial, quedaron en libertad hace dos semanas, pero siguen vinculadas a la investigación. Para salir de prisión Oviedo terminó reconociendo que sabía que algunos de sus clientes eran de las Farc, con lo cual pasó de ser procesada por rebelión a enfrentar cargos por complicidad. Como este último delito tiene una pena menor a cuatro años de cárcel, recobró su libertad de inmediato.

Pero lo más curioso de su caso es que reveló a la Fiscalía que era mamá de dos policías y que había convivido 15 años con el agente Félix Antonio Varón García, asesinado por las Farc hace nueve años durante la toma a Prado (oriente del Tolima).  

Hasta el día de su captura, en Rioblanco, todo el mundo pensaba que la estilista solamente tenía dos hijas y que era madre soltera. “En un pueblo de esos, cuando uno habla, la bola se riega. Yo necesitaba que la guerrilla se convenciera de que sólo vivía con dos niñas, que no tenía otro pasado”.

Ahora su calvario es distinto. No puede regresar al pueblo, pues  “si no me matan, la guerrilla me va a expulsar y me va a quitar la casa que con mucho esfuerzo había comenzado a pagar antes de la captura”, señala llorando.

Amenazada y extorsionada por las Farc


En el año 2005 cuando entró el Ejército por primera vez a Rioblanco por orden del presidente Álvaro Uribe, Blanca Rosa tenía ya su fama de buena peluquera. A su salón de belleza comenzaron a llegar los soldados a que les hiciera el corte rapado. “Yo lo sé hacer muy bien. Los unos me empezaron a mandar más. En el salón no faltaban los soldados”.

Cosa que a la guerrilla no le gustó. “Un vecino me advirtió que las Farc me iban a fregar por recibir en mi salón a los soldados pero él, una persona muy respetada, los convenció de que era mi negocio y yo me limitaba a hacer mi trabajo”.

Blanca comenzó a notar que la perseguían y según ella un día se salvó de morir asesinada. “Un hombre me esperó en la puerta de mi casa, cuando me vio sacó un arma, yo me alcancé a esconder, corrí, y  por obra de Dios el muchacho se tropezó, se cayó y el Ejército lo cogió y le quitó el arma”.

Asimismo, asegura que debido a estos problemas, estaba arreglando las cosas para trasladarse posiblemente a  Ibagué, donde pensaba instalar su salón de belleza para seguir pagándoles el estudio a sus hijas y la vivienda, porque a pesar de haber vivido con un policía durante 15 años nunca le reconocieron nada. Sin embargo, no alcanzó porque el 2 de febrero la Fiscalía la capturó.

Temas relacionados