El duelo de Noguera con la justicia

La defensa del ex director del DAS aplaude la decisión de la Corte Suprema. La parte civil, muy preocupada por el tiempo perdido.

El jurista Alirio Uribe, miembro del Colectivo de Abogados y representante de la parte civil en el proceso contra Jorge Noguera, en diálogo con El Espectador, dijo que el Fiscal General de la Nación debe abrir inmediatamente una investigación y ordenar la reclusión del ex director del DAS.  

¿Cómo recibió el concepto emitido por la  Corte?

Nosotros respetamos la decisión de la honorable Corte Suprema. Entendemos que el Fiscal General tomó unas decisiones que no podía tomar y no devolvió el proceso cuando debió haberlo hecho. Se cometieron errores graves.

Y como representante de las víctimas, ¿qué piensa?

Es una gran preocupación. Lo que sucedió implica que perdieron dos años valiosos y nos preocupa también que en la opinión pública quede la sensación de que el Fiscal General es una persona terca. Mario Iguarán asumió el riesgo de que en el proceso se cayera el juicio, porque no hizo nada para evitar que no fuera anulado.

Nosotros, como representantes de la parte civil, tenemos clarísimo que todas las víctimas mencionadas que fueron amenazadas, asesinadas y desaparecidas están esperando a que haya verdad y justicia.

¿El proceso se podría caer?

La Corte Suprema ha dicho que los más de 50.000 folios del proceso están llenos de testimonios y de pruebas. La mayoría de testimonios de cargos contra Jorge Noguera es de los mismos funcionarios del DAS, quienes han contado todos los delitos que se cometieron y que aún están incólumes.

¿Qué viene ahora?

Lo que tiene que seguir es que el Fiscal General, acatando la decisión de la honorable Corte Suprema, de manera inmediata inicie nuevamente la investigación por todos los delitos que estamos hablando: homicidio, concierto para delinquir agravado, falsedad ideológica en documento público, utilización indebida de información oficial y abuso de autoridad, porque él despidió a más de 15 funcionarios.

Todos estos hechos siguen allí, y en nuestro parecer, obligan a que el Fiscal General de la Nación abra nuevamente una investigación de forma inmediata y ordenar su reclusión, porque hay responsabilidades probadas con el debido proceso. Son pruebas que están avaladas por su legalidad.

 ¿Podría repetirse?

En la audiencia solicité a la Corte Suprema que le hiciera un requerimiento al Fiscal General para que esta situación no se vuelva a presentar. Es un descalabro  para la justicia y para todos, pero es subsanable si el Fiscal vuelve a abrir la investigación y endereza el procedimiento.

Así obtuvo Noguera su libertad

Orlando Perdomo, abogado de Jorge Noguera, le explicó a El Espectador, paso por paso, las irregularidades que llevaron a la Corte a tomar la decisión de anular el juicio de su defendido. “No estoy discutiendo ni cuestionando la autoridad de la Fiscalía para investigarlo. Él se ha presentado ante la justicia cuantas veces se lo han pedido. Lo que pedimos es que los trámites se ciñan a la Constitución y a la Ley”.

 El primer gran error de Mario Iguarán fue entregarle el caso a Jesús Antonio Marín Ramírez, fiscal delegado ante la Corte Suprema. Sólo el Fiscal General tiene la potestad de investigar a los altos funcionarios si considera que éstos han cometido delitos. Perdomo interpuso los recursos para que el Fiscal supiera que no podía hacer eso, pero no sucedió nada.

El abogado afirma que el segundo error provino del fiscal Marín. Noguera tenía dos procesos, uno por un supuesto complot con Jorge 40 para atentar contra el presidente Chávez,  el cual Marín remitió a Iguarán. Éste anuló el proceso alegando que Marín no era el juez natural de Noguera. Sin embargo, en el proceso en que Noguera fue acusado de concierto para delinquir, Marín anunció la apertura de la investigación, a pesar de, claramente, no tener la competencia. “¿Por qué no le pasó el caso al Fiscal, como sí lo hizo en el otro?”, cuestiona Perdomo.

A pesar de los argumentos de la defensa, el fiscal Marín llamó a  Noguera a rendir indagatoria y le dicta medida de aseguramiento. Perdomo instauró una acción de Hábeas Corpus ante el Consejo de la Judicatura de Cundinamarca, pero no halló eco a su petición. Luego, hizo lo mismo ante el Consejo Superior de la Judicatura, corporación que no apoyó la decisión de la primera instancia. Pero en la Fiscalía, según Perdomo, no daban su brazo a torcer.

El Ministerio Público manifestó que el estado del proceso “era lamentable”, y le solicitó a la Fiscalía revisar sus actuaciones. Pero sólo hasta el pasado martes, la Corte Suprema vio en el proceso  irregularidades suficientes para declarar nulo el juicio. Y por eso hoy, Jorge Noguera Cotes, es un hombre libre.

 

Temas relacionados