“Fue una operación ciento por ciento colombiana”

Declaraciones posteriores al rescate  de los 15 secuestrados mencionan el pago de una recompensa de por lo menos 20 millones de dólares a los guerrilleros. Íngrid Betancourt descartó que el rescate hubiera sido una actuación. No obstante el ministro de Defensa desmiente categóricamente esas versiones.

Aun cuando los colombianos y la comunidad internacional celebran el rescate, sanos y salvos, de la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, los tres contratistas norteamericanos y los 11 miembros de la fuerza pública, surgen ahora versiones contrarias relacionadas con detalles del exitoso operativo, en el sentido de si éste fue planificado y ejecutado únicamente por las Fuerzas Armadas colombianas y si hubo pago de recompensas. La polémica en los medios de comunicación tiene como protagonistas al senador y candidato republicano John McCain, un periodista suizo, el gobierno de Francia y los organismos de inteligencia de Israel.

El primero en dejar entrever un elemento distinto a los detalles de la ‘Operación Jaque’ que relataron el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos y el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla, fue el candidato a la presidencia de Estados Unidos, John McCain. Un día después de que los 15 secuestrados fueran puestos en libertad, desde México el senador republicano dijo que “este triunfo ha sido realizado por el Gobierno y las Fuerzas Militares de Colombia, con el fuerte y necesario apoyo del gobierno de Estados Unidos”.

Las palabras del senador McCain no tendrían nada de comprometedor, pero sí contradicen lo dicho por el ministro Santos, quien aseguró que el rescate lo ejecutaron militares colombianos: “…una operación especial de inteligencia, planeada y ejecutada por nuestra fuerza militar. Fue una operación ciento por ciento colombiana”.

Otro punto hace referencia al papel que en el operativo hubieran podido tener agentes y contratistas privados de Israel en el operativos de rescate. Trascendió en los medios que un comando especializado no sólo asesoró a los soldados colombianos sino que éstos participaron en el rescate. A esto el ministro Juan Manuel Santos indicó que Israel sólo asesoró los esquemas de organización de los servicios de inteligencia, comando y control.

Otro ingrediente opuesto a la versión oficial, se suscitó en Europa. En el Viejo Continente la emisora Radio Suisse Romanda, de Suiza, sostuvo que la operación militar que terminó con el rescate fue un “montaje del Gobierno colombiano”, que pagó 20 millones de dólares a Gerardo Antonio Aguilar, alias César, comandante del Primer Frente de las Farc, con el auspicio del gobierno de los Estados Unidos.

Aunque el comandante del Ejército Nacional, general Mario Montoya, aseguró que tanto alias César, como Alexánder Farfán Suárez, alias Enrique Gafas, deben ser extraditados por los delitos de secuestro y narcotráfico, el presidente Álvaro Uribe anunció a principios de junio pasado que un guerrillero, sin precisar de quién se trataba, había ofrecido a la directora del DAS, María del Pilar Hurtado, entregar a Íngrid Betancourt a cambio de no ser extraditado hacia Estados Unidos.

“Ojalá fuera verdad”, aseguró en ese momento el mandatario de los colombianos, quien anunció también que si el rebelde


cumplía la promesa, no sería enviado al país norteamericano. Sin embargo, el cuestionamiento del medio de comunicación suizo queda debilitado ante la realidad de los hechos: Cesar y Gafas, anunció el Gobierno colombiano, serán extraditados a Estados Unidos.

De acuerdo con Frederich Blassel, periodista de la estación de radio Suiza, el contacto con alias César se habría logrado a través de su novia Luz Dari Conde Rubio, alias Doris Adriana, quien fue capturada por el Ejército cuando pretendía salir del país a través de la ciudad de Cúcuta en febrero pasado. Doris Adriana, quien ya había sido pedida en extradición, según el comandante del Ejército Mario Montoya, fue señalada como la sucesora de Nayibe Rojas Valderrama, alias Sonia, por decisión del Secretariado de las Farc.

Si hubo colaboración de los dos guerrilleros con el gobierno de los Estados Unidos, una eventual extradición no significaría que deban pagar largas penas, de acuerdo con los mecanismos de negociación judicial que tiene estipulados ese país.

Entre tanto, Francia desmintió que hubiera tenido algún tipo de participación en el rescate o que hubiera pagado dinero por la liberación. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Eric Chevallier, sostuvo que no hubo injerencia ni en la acción militar, ni en sus modalidades de financiación, si fue que las hubo.

Lo que no queda claro es por qué el ministro de exteriores de ese país, Bernard Kouchner, afirmó el pasado miércoles en París, un día antes del rescate, que continuaban los contactos de su delegado Nöel Saenz, cónsul durante 10 años en Bogotá, y del suizo Jean Pierre Gontard, con la nueva dirigencia de las Farc, para lograr la liberación de los secuestrados. Incluso se habló de un supuesto contacto en las selvas colombianas entre los dos facilitadores y el secretariado de las Farc.

Las dudas planteadas   desde afuera, reciben su  golpe de gracia  con las afirmaciones que  dio ayer en París Íngrid Betancourt, quien  en una rueda de prensa descartó que el rescate hubiera sido una actuación, tal como lo aseguraron Santos y Padilla, porque vio que los uniformados corrían peligro. “No me creo que puedan engañarme fácilmente. No creo que lo que vi fuera una escenificación”.

No obstante, en rueda de prensa desde el Ministerio de Defensa, donde el titular de esta cartera y los generales Padilla y Montoya dieron a conocer un fragmento del video del rescate, fueron categóricos en contradecir las versiones que se han dicho sobre el pago de los 20 millones de dólares, la participación del comando israelí y la incursión de soldados norteamericanos en el histórico operativo para regresar a la libertad a 15 secuestrados.

“Toda esa información es absolutamente falsa. No tiene ningún fundamento y es una información que no sabemos de dónde y por qué sale. ¿20 millones de dólares? La verdad es que yo les digo que nos hubiera salido barato, porque habíamos ofrecido hasta 100 millones de dólares si nos los hubiesen entregado y no hubiéramos tenido que hacer ningún tipo de operativo”.

Temas relacionados