“Yo no me dejo amedrentar”

Le dice al ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, que alguien le mintió, porque nunca ha pensado inculparlo en la parapolítica.

Se aterra cuando se le menciona la palabra ventilador. No quiere que la juzguen como informante de la Fiscalía y sube la voz para decir que no la presionen más. Rocío Arias ha pasado unas semanas difíciles. Dicen que llora mucho, que está muy nerviosa y se rumoraba que se echaría para atrás en sus declaraciones contra muchos personajes de la parapolítica.

Pero no parece ser cierto. Mientras espera la condena que en pocos días emitirá un juez de la República, pasa los días con su amiga Eleonora Pineda en una casa fiscal en la Cárcel Buen Pastor de Bogotá. Es un pequeño sitio donde abundan los muebles pintados a mano por su compañera de celda.

Hay dos habitaciones vacías, que hasta hace poco ocupaban las ex congresistas Yidis Medina y Karely Lara, quienes fueron trasladadas por problemas de convivencia. Según Rocío Arias, esas celdas aguardan a dos congresistas más.

¿Cómo recibió la extradición de los jefes de las autodefensas?

Es uno de los momentos más dolorosos. Lloré mucho. Estuve deprimida y encerrada casi dos días. No entendía lo que había pasado y sigo sin entender cuáles fueron los motivos. Respeto la decisión del Presidente, pero no la comparto porque nunca he estado de acuerdo con la extradición.

¿Perdió su tiempo trabajando para que no los extraditaran ?

Me quedó una gran zozobra. A veces creo que perdí este esfuerzo de aceptar los cargos a la Fiscalía. Yo hubiera podido evitar la justicia, haberle dicho a los jefes ‘paras’ que negaran que me habían ayudado y ellos me hubieran hecho la segunda, pero el país necesitaba hechos políticos para respaldar el proceso de paz.

 Mi compromiso era reconocer que yo hice alianza con ellos. Tuve que aceptar concierto para delinquir agravado y me dolió. Le falté al respeto a mi familia, a la gente que creyó en mí. Le tenía que decir al país que la autodefensa sí tuvo vínculos con la clase política y que hago parte de un grupo de congresistas que llegaron ayudados por ellos. Le conté a la Fiscalía los compromisos de traerlos al Congreso, de trabajar la Ley de Justicia y Paz.

¿Cómo queda su situación personal ahora?

Ellos ya estaban privados de la libertad. Además yo no he gozado del respaldo total de las Autodefensas. Hubo zonas del país en las que no me dejaron hacer política. El Estado debe darme seguridad, porque he recibido amenazas directas y a través de terceros. Cada vez que voy a dar una declaración en la Corte o en la Fiscalía se convierte en un tormento.

¿Quién la amenaza?

Las amenazas vienen de muchos sectores, inclusive de la clase política.

¿De qué sectores?

Ellos saben de quién estoy hablando. Me han amedrentado, me han hecho llorar, me han hecho la vida imposible. No sé de dónde salió la versión de que yo estaba armando un complot en contra del Gobierno. Por el contrario, le estaba ayudando al Estado a la búsqueda de la verdad. He sido clara y he dicho la verdad.

¿Piedad Córdoba vino a ponerse de acuerdo con usted para declarar en contra de Nancy Patricia Gutiérrez?

Eso es totalmente falso. La senadora Piedad Córdoba ha venido aquí en varias ocasiones a visitar a las guerrilleras y en una ocasión se encontró con Eleonora y ella le dijo que pasara a saludarme, que olvidáramos las rencillas del pasado. Ella aceptó. Hablamos de su turbante y de un anillo muy bonito que ella tenía.

Al día siguiente, la señora Nancy Patricia le hizo un debate a Piedad y ella le dejó ver que sabía de sus vínculos con el Pájaro y todo ese tema que la opinión conoce. La señora Nancy Patricia fue a Palacio a decirle al Gobierno que yo armaba un complot en su contra. Ella misma se delató, porque tenía miedo de que algún día yo contara la verdad, esa verdad que ella y yo conocemos. Así el Pájaro haya dicho ante estrados judiciales que no le ayudó. Él miente, sí le ayudó. La Corte ya tiene otros testimonios en contra de ella.

¿Eso motivó su declaración en contra de ella?

Yo no iba a hablar de ella. Pero me pareció una señora atrevida, tras de ladrona, bufona. Cómo se pone a decir eso cuando ella sabe que yo le conozco sus secretos. He recibido muchas presiones por el tema de la señora Nancy Patricia Gutiérrez.

¿Quién la presiona?

Solo le digo que no doy un paso atrás. Me mantengo firme en mis declaraciones y que la justicia demuestre que es inocente. Yo la condeno porque sí tuvo ese vínculo y esa cercanía.


Es su palabra contra la del ‘Pájaro’…

No es así. El país sabe que la autodefensa no ha dicho toda la verdad en muchos temas. El Pájaro sabe que yo digo la verdad, sé que él no puede hacerlo porque yo supe, por un abogado muy prestigioso y serio, que el comisionado Luis Carlos Restrepo estuvo en la cárcel persuadiéndolo a él y a otros jefes ‘paras’ para que me desmintieran.

 Quiero mandar un mensaje: yo no me dejo presionar de nadie. Quienes me conocen saben que soy una persona de firmeza y de altura. Los que tienen rabo de paja que respondan.

¿A quién le manda el mensaje?

Ellos saben quiénes son. Ya esos ímpetus y ese arrojo de antes se pierden en la cárcel. Han amenazado a mis hijos.

¿Se está echando para atrás en casos como los de Mario Uribe?

Todos saben que no es un hombre de mi agrado, que estoy muy resentida por temas del pasado, pero no le conozco ningún vínculo. Él ha sido una víctima.

¿Lo que dijo Mancuso de Mario Uribe no es cierto?

A mí no me consta y personalmente no lo creo.

¿Y contra el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga?

Yo di declaraciones de lo que conozco y es reserva del proceso. No me he retractado.

¿Es cierto que usted piensa inculpar al ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego?

No. Me causó tristeza ver eso, porque hay una tercera mano acomodando muchas situaciones. Por el contrario, le tengo un gran cariño, pero si tuviera vínculos lo diría. No sé quién le mintió, ni con qué interés lo hizo. Le digo al Ministro: le mintieron, jamás he hablado de él, no tengo nada qué decir de él.

¿Quién es la tercera mano?

Alguien metiendo la mano en los casos cuando no lo debe hacer.


¿Y en el caso de Adriana Gutiérrez?

Yo sigo adelante. Hablé de unos vínculos con las autodefensas de Ramón Isaza y la ex comandante Maribel Galvis.

¿Por qué declaró en su contra?

Yo nunca pensé hablar de ella, pero en el momento en el que rendía testimonio en el caso de Nancy Patricia, se presentó ella de manera irrespetuosa en la Corte y mandó un mensaje: que lo que yo fuera a decir, lo dijera rápido. Yo le dije al magistrado: no voy a dejar que nadie venga a amedrentarme a un estrado judicial.

Cíteme la próxima semana que le doy testimonio sobre esa señora. Ella tenía miedo de que yo la mencionara y yo no voy a permitir intimidaciones ni amenazas de nadie. Esa salida en falso le costó que le abrieran el proceso.

¿Quién falta por ir a la cárcel?

Hay mucha gente que está comprometida con la verdad y no sabemos qué rumbo tome esto, no sabemos qué tan importante es la parapolítica para los gringos y habrá que ver el interés del Gobierno colombiano y de los organismos de seguridad en que se sepa la verdad. También hay gente inocente y ojalá puedan demostrarlo. Falta mucho por escudriñar.

¿Quiénes son inocentes?

No soy la dueña de la verdad. Ojalá demuestren su inocencia.

¿Cuántos faltan por ir a la cárcel?

Muchos. Si logran ocultar sus vínculos, pues bien para ellos, pero les recomendaría que dijeran la verdad. Se siente más liviano.


¿Qué sabe de José Raúl Mira?

Quedé preocupada con su asesinato y entendí el mensaje. No digo más.

¿Quién era?

Era un testigo importante de la parapolítica.

¿Quién lo asesinó?

Solo les digo que entendí claritico el mensaje.

Luis Eduardo Vives y Mauricio Pimiento dicen que la parapolítica es un ataque al presidente Uribe, ¿qué piensa?

Es una falta de respeto. Aquí hay que tener grandeza con el país y con uno mismo. Esa es una patraña que han utilizado quienes han tenido compromisos con las autodefensas y no han dicho la verdad. Los que están siendo investigados que se defiendan solos.

Eso a mí me ha hecho daño. La señora Adriana Gutiérrez ha dicho que yo ataco al Gobierno cuando declaro en contra de ella. ¡Que tenga humildad! El que tenga investigaciones que las asuma y que nos se escude en un gobierno que tiene otros temas más importantes. Yo no actúo por intereses de terceros. Lo que me pregunten yo lo contesto. No estoy interesada en perseguir a nadie.

¿Qué les diría a Adriana Gutiérrez y Nancy Patricia Gutiérrez?

Que ahí están las habitaciones listas.

Rocío Arias y la parapolítica en Antioquia

Rocío Arias llegó a la Cámara de Representantes en 2002 por el departamento de Antioquia, y aunque aspiró nuevamente en 2006 no salió elegida. Por eso, se cree que puede ayudar a esclarecer el proceso de la parapolítica en este departamento.

Sin embargo, no entra en detalles sobre los testimonios que ya ha rendido ante la Corte Suprema de Justicia. “Me han preguntado en algunos casos y quiero aclarar que no he ido a denunciar a nadie. Se me ha preguntado por unos procesos y he respondido con la verdad. Y yo no me voy a echar las culpas encima cuando sé que hay otros culpables”.

Por ejemplo, sobre Mauricio Parody dice que contó lo que sabía sobre unos acercamientos de este representante a la Cámara con Daniel Mejía, alias Danielito.

Pero sobre personas como el gobernador Luis Alfredo Ramos o Luis Pérez prefiere guardar silencio o contestar con un “No tengo nada que decir”.

Acerca del senador William Vélez, quien en los años 80 se hizo famoso por apoyar al entonces dirigente político Pablo Escobar y luego hizo política al lado de Mario Uribe Escobar, aseguró que es un hombre serio e íntegro. “Daría la pelea por él”.

De Carlos Arturo Clavijo, su fórmula al Senado en esa campaña del 2002, aseguró: “Lo que hice fue ratificar lo que se sabe, que un comandante de autodefensa lo nombró en una reunión”.