Apagón en Venezuela: el país está en riesgo de quedarse un mes sin luz

hace 5 horas

Ex paramilitar ‘Botalón’ tendrá que responder por masacre tras 20 años

Arnubio Triana, alias ‘Botalón’, es señalado de participar en la muerte de 12 personas en Cimitarra, Santander.

La declaración de dos testigos que pertenecieron a las autodefensas y los mismos antecedentes del ex paramilitar Arnubio Triana Mahecha, alias Botalón, llevaron a la Fiscalía a cobijarlo con medida de aseguramiento por la masacre de doce personas en el municipio de Cimitarra (Santander), en 1988. Aunque Triana ha negado haber participado en el hecho criminal, o en cualquier otra acción violenta, para el ente acusador es poco creíble que tras haber ingresado al grupo armado ilegal en 1986, y haber llegado a comandante en 1994, su participación se haya limitado a “propósitos altruistas”.

“No cualquier militante de una organización criminal asciende a ese rango de comandante paramilitar, sino los que llenan de méritos, experiencia, astucia, sangre fría, entrenamiento y sobre todo por haber participado en hechos criminales inherentes a la organización”, señala la Fiscalía. Los asesinatos se registraron en la vereda San Tropel en la quebrada La Corcovada, donde 12 personas dedicadas a la tala de madera, fueron interceptadas cuando viajaban en canoas. Minutos después fueron asesinadas y lanzadas a las aguas de río Carare o enterradas en fosas comunes.

En un relato inicial efectuado el 29 de abril de 1996, el testigo Alonso de Jesús Baquero Agudelo, conocido como el Negro Vladimir, aseguró que cuando él llegó al sitio donde se presentaron los hechos, la masacre ya estaba en ejecución por orden de Botalón, y otros paramilitares conocidos con los alias de Beto, Parmenio, Fercho y Platino. A las víctimas las acusaban de ser colaboradoras de las Farc y les robaron la madera que llevaban. Aunque diez años después el Negro Vladimir, quien ya había recuperado la libertad,  se retractó de lo dicho con argumentos como que lo acusó en represalia porque Botalón, de quien dijo era su cuñado, fue irresponsable con un hijo que tuvo con su hermana Teresa Baquero y por la insolidaridad que mostró mientras él estuvo en la cárcel, la Fiscalía descartó esa declaración.

 Por otro lado, el ente acusador recordó que otro testigo identificado como Fernando Chávez también fue enfático en relacionar a Botalón con el violento hecho de sangre. Pese a que para la época de la masacre, los cabezas visibles de las autodefensas de Puerto Boyacá eran Henry y Gonzalo Pérez, la Fiscalía enfatizó en la responsabilidad de Arnubio Triana como coautor de homicidio agravado.

Temas relacionados

 

últimas noticias