Primer arresto por las ‘chuzadas’

Fiscalía ordenó detención del ex director de inteligencia del DAS, Enrique Ariza.

Después de cinco meses de pesquisas judiciales, tiempo en el que se han conocido muchos de los detalles de cómo agentes de la policía secreta se infiltraron en variados ámbitos para obtener información de los considerados “blancos políticos” (que incluían periodistas, opositores y magistrados de altas cortes), el polémico episodio por las ‘chuzadas’ del DAS abre semana con la noticia de la primera captura que se ordena en el marco de estas investigaciones: la de Enrique Ariza, ex director de inteligencia del organismo de seguridad en 2005.

Desde que se retiró del DAS en ese año, el nombre de Enrique Alberto Ariza Rivas ha estado rodeado de turbios señalamientos. Considerado como hombre cercano al entonces director de la institución, Jorge Noguera Cotes, trascendió en la época de su salida del organismo que Ariza posiblemente había utilizado su privilegiado cargo para vender información clasificada a jefes paramilitares, en especial a Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias Macaco, y a Carlos Hernán Hernández, alias El Pájaro.

Las acciones de Ariza en la entidad han llamado poderosamente la atención de la Fiscalía desde que se supo, entre otras cosas, de la existencia de un grupo paralelo de inteligencia llamado G-3, Declaraciones de algunos subalternos suyos, como Jaime Fernando Ovalle (coordinador del G-3), apuntan a que pudo ser uno de los cerebros de las interceptaciones telefónicas y los seguimientos ilegales. Ariza, se supone, fue el causante de la disputa entre Jorge Noguera y su entonces subdirector, José Miguel Narváez, la cual impulsó la salida del segundo.

Según grabaciones y otras pruebas que Narváez le entregó a la justicia en 2005 y 2006, Ariza manejó tan irregularmente la Dirección de Inteligencia que sustrajo de la Fiscalía el expediente que tenía la Unidad Antinarcóticos en contra del capo Wílber Varela, alias Jabón, y les vendió información reservada a los jefes ‘paras’ Miguel Arroyave y Héctor Buitrago, alias Martín Llanos. La información, sin embargo, acumuló telarañas en los entes investigativos hasta ahora que este escándalo (que salpica al propio Narváez) de nuevo tomó fuerza.

A fines de mayo pasado, la Fiscalía llamó a declarar a cuatro ex directores y 30 funcionarios y ex funcionarios del DAS, entre ellos Ariza, por delitos como abuso de autoridad; falsedad ideológica en documento público; destrucción, supresión u ocultamiento de documento público y fraude procesal. Pero Ariza, según conoció El Espectador, no está en Colombia y nunca atendió la diligencia, lo cual ocasionó que la Fiscalía pidiera su captura. Y con tal requerimiento, podría comenzar otro capítulo de este escándalo: los investigados por las ‘chuzadas’, tras las rejas.