Congresistas, a versión libre por referendo

La Corte Suprema de Justicia ordenó escuchar a los 86 parlamentarios que en diciembre de 2008 votaron el proyecto de iniciativa popular que busca la segunda reelección del presidente Uribe.

Cuando todo parecía listo para que la Corte Suprema de Justicia dictara un auto inhibitorio que dejara en suspenso la investigación que abrió hace varios meses contra 86 representantes a la Cámara que votaron el referendo en diciembre de 2008, el jueves el alto tribunal dio un giro en sus averiguaciones y dispuso escuchar en versión libre a dichos congresistas, en una decisión que políticamente ya es interpretada como un puntillazo al referendo.

Como es de conocimiento público, este proceso se originó en la denuncia presentada por el representante a la Cámara del Polo Democrático Germán Navas Talero, quien sostuvo ante la Corte Suprema que sus colegas incurrieron en el delito de prevaricato al votar de manera irregular el referendo, durante sesiones extras en la madrugada del 17 de diciembre del año pasado. La razón:  la iniciativa no contaba con el  aval del Consejo Nacional Electoral con respecto a las  cuentas de su financiación.

Según logró establecer El Espectador, las versiones libres empezarán a recaudarse a partir del próximo miércoles y en ellas participarán los magistrados auxiliares de los titulares Yesid Ramírez Bastidas y María del Rosario González, que fueron precisamente quienes insistieron en revisar a fondo el expediente, evitando que se votara un auto inhibitorio que había sido proyectado por el magistrado Jorge Luis Quintero Milanés.

En círculos políticos, particularmente entre quienes apoyan el referendo que busca la posibilidad de que el presidente Álvaro Uribe Vélez acceda a un tercer mandato, la decisión adoptada por la Corte Suprema de Justicia cayó como un baldado de agua fría. Paradójicamente, esta misma semana el ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, había anunciado que posiblemente el 18 de agosto se iba a realizar la conciliación que le falta al trámite del referendo reeleccionista.

Si se tiene en cuenta que las diligencias judiciales de toma de versiones libres puede demorar entre un mes y mes y medio, no cabe duda de que el proyecto entró en un escollo aún más complejo que todos los anteriores. Hasta el momento, el trámite del referendo estaba frenado por las dificultades que afronta en el Consejo Nacional Electoral y los reparos que hizo el Registrador sobre la necesidad de un certificado para avalar las cuentas de la iniciativa ciudadana.

De hecho, dentro de las diligencias previstas por la Corte Suprema de Justicia se busca escuchar el testimonio del propio registrador, Carlos Ariel Sánchez, quien en su momento fue cuestionado por el ministro Valencia Cossio. Asimismo, por disposición de los magistrados de la Corte Suprema, se van a practicar nuevas pruebas y se van a añadir al expediente todas las averiguaciones que sobre el mismo tema ha realizado el Consejo Nacional Electoral.

Hace una semana, en medio de los debates por la suerte incierta del referendo y a instancias de la revista Ahora, el presidente Álvaro Uribe comentó: “Lo que lo preocupa a uno es que las piruetas politiqueras afecten la voluntad popular”. La decisión de la Corte no es propiamente una pirueta, pero sí anuncia un nuevo capítulo en la confrontación que libra el alto tribunal con el Poder Ejecutivo. ¿Cuál será la suerte del referendo? El balón está en la cancha de la Corte Suprema.

Temas relacionados