Otra vez de luto

En esta segunda masacre murieron seis menores, entre ellos un bebé de seis meses.

El panorama con el que se encontraron las autoridades awás en el resguardo Gran Rosario, localizado en Tumaco (Nariño), no podía ser más escabroso: 12 integrantes de su pueblo, seis de ellos menores de edad, fueron masacrados el miércoles en la madrugada. Según divulgó la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), un grupo de hombres de camuflado, sin distintivos y encapuchados, arribaron al lugar y dispararon “indiscriminadamente”. Los trajes de los violentos, según reconocieron las fuerzas castrenses que llegaron a la zona junto con la Policía y el CTI, eran uniformes ya en desuso de los militares.

“Quiero manifestar mi extrema preocupación por esta segunda masacre contra el pueblo awá este año“, expresó Christian Salazar, coordinador humanitario de la ONU. Esta organización recordó que, según cifras oficiales, este año han sido asesinados 62 indígenas en el país y los ataques contra estas comunidades se han duplicado. El defensor del Pueblo, Vólmar Pérez, hizo una conjetura mucho más severa: “Parece que hubiera una campaña de exterminio contra ellos”.

La situación de orden público en Nariño, y sobre todo en Tumaco, no es alentadora. Y no sólo por la presencia de rutas y capos de la droga. En los últimos años, según un estudio de alertas tempranas de la Defensoría, en este punto se han concentrado en disputa territorial diversos actores armados ilegales, como las autodenominadas Autodefensas Nueva Generación, las Autodefensas Campesinas de Nariño, las Águilas Negras, Los Rastrojos y las Farc. En lo que va corrido del año, 26 indígenas awás —contando la masacre de ocho miembros de la comunidad en febrero pasado— han sido ejecutados. En los últimos tres días, el mismo número de indígenas awás fueron secuestrados en Tumaco.

Y aunque estamentos como los ministerios de Defensa y del Interior y el DAS han sido informados de esta compleja situación por el sistema de alertas tempranas de la Defensoría, nada evitó esta nueva barbarie, de la que resultaron víctimas los menores Jason Ferney, de 6 meses de edad; Angie Jazmín y Alexánder Rodríguez, de 5 y 8 años; Laurencio y Luis García, de 5 y 13 años; y Roberto Guanga Nastacuas, de 17 años. También murieron Carmela Guanga y Fabio Taicus, de 18 años; Alfonso Guanga, de 19 años; Amparo Nastacuas, de 21 años; Tulia García Guanga, de 35 años, y Laurencio García, de 38 años de edad.

Temas relacionados