Tres congresistas más bajo arresto

La Corte Suprema ordenó detener a los representantes Édgar Torres, Odín Sánchez y Juan Pablo Sánchez.

Desde el pasado 11 de mayo, con la captura de la ex senadora cordobesa Zulema Jattin, la parapolítica en la Corte Suprema no se movía. No obstante, el lunes la Sala Penal ordenó la captura de los parlamentarios chocoanos Édgar Ulises Torres y Odín Sánchez y la del representante a la Cámara por Caldas Juan Pablo Sánchez, por sus presuntos nexos con grupos de autodefensas. Los dos primeros fueron mencionados por el ex jefe paramilitar Freddy Rendón Herrera, alias El Alemán, quien los relacionó como parte del proyecto político de la organización ilegal.

Torres, quien fue arrestado el lunes en el centro de Bogotá, anunció que abandonaba el partido Cambio Radical —por el que resultó elegido en 2006— para integrarse al Partido de la U y votar sin obstáculos el referendo. Sin embargo, tras su detención, su abogado Federico del Castillo aseguró que desde el pasado viernes había renunciado a su curul en el Congreso. Torres es el representante investigador en la Comisión de Acusación del caso de la yidispolítica, en donde está investigado preliminarmente el presidente Álvaro Uribe.

Al cierre de esta edición, el parlamentario y vicepresidente de la Cámara de Representantes, Odín Sánchez, anunció que en las próximas horas se entregaría al CTI de la Fiscalía. Paradójicamente, Torres y Sánchez también están en la mira de la justicia por presuntos vínculos con el Eln. En marzo de este año, Luis Ómar García, jefe de finanzas del Eln en Chocó, sostuvo ante un fiscal de Justicia y Paz que el grupo guerrillero los había apoyado.

También por posibles nexos con el paramilitarismo fue privado de su libertad el representante Juan Pablo Sánchez, quien apenas iba a cumplir su segundo mes en el Congreso. Sánchez sucedió en esa curul a Jairo Llano, también detenido por la parapolítica. De esa lista al Congreso, además, ya fue condenado por la justicia a 45 meses de prisión el ex parlamentario Enrique Emilio Ángel Barco. Según la investigación, a pesar de que Sánchez sólo obtuvo 792 votos en las elecciones de marzo de 2006, sí contó con el apoyo de las autodefensas para desarrollar su proyecto político, como lo testimonió Iván Roberto Duque, alias Ernesto Báez, ex jefe político de ese grupo ilegal con influencia en el departamento de Caldas.

Temas relacionados

 

últimas noticias