Retaliación en Buenaventura con carro bomba

El ataque, que dejó nueve muertos, podría haberse registrado en represalia por las acciones contra organizaciones criminales.

Tres hipótesis maneja la Fiscalía en relación con el atentado terrorista con un carro bomba cometido este miércoles en Buenaventura, Valle, en el que perdieron la vida nueve personas y al menos otras 52 resultaron heridas, al tiempo que dejó millonarias pérdidas materiales. Según el fiscal general (e), Guillermo Mendoza Diago, la detonación, que se registró al frente de la Unidad de Reacción Inmediata del ente acusador y muy cerca de la Alcaldía Municipal, se pudo haber producido en retaliación de los duros golpes propinados por la Fiscalía y la Policía en contra de organizaciones dedicadas al tráfico de drogas en esa región del país.

Según Mendoza Diago, una de las teorías señala a la guerrilla de las Farc como responsable del ataque, en represalia por la muerte en combates con el Ejército de Iván Cárdenas Carrillo, alias Narices, comandante del frente urbano Manuel Cepeda Vargas, en febrero pasado, quien había sido responsable del atentado contra el Palacio de Justicia de Cali en 2008 y del secuestro de los 12 diputados de la Asamblea del Valle en 2002.

Otra de las hipótesis es que el atentado de el miércoles se presentó por venganzas entre bandas dedicadas al tráfico de estupefacientes.

Fuentes de la Fiscalía recordaron que en desarrollo de la ‘Operación Darién’, que se efectuó la semana pasada, en Buenaventura, Cali y Bahía Solano, 18 presuntos integrantes de una banda criminal dedicada al narcotráfico fueron capturados. Además, la semana pasada en virtud de la ‘Operación Chelsea II’, otros nueve individuos vinculados a otra organización delictiva cayeron en poder de la Fiscalía y la Policía. Este miércoles mismo, a su llegada a Buenaventura, el ministro de Defensa, Gabriel Silva Luján, ofreció una recompensa de $300 millones a quien entregue información sobre los móviles y los autores del atentado terrorista.

Para el ministro Silva el hecho fue una masacre y añadió que su origen vendría de una alianza entre las Farc y grupos de narcotraficantes en la región Pacífica colombiana. Afirmó que existen muy buenas pistas sobre los autores del hecho y dijo que este jueves en la mañana se efectuará de nuevo un consejo extraordinario de seguridad para evaluar la situación de Buenaventura. A su turno, el presidente Álvaro Uribe sostuvo que en el área de apoyo a las víctimas desde el mismo miércoles el Ministerio de la Protección puso en marcha un plan de la mano con Acción Social. El primer mandatario anunció que en las próximas horas arribará a ese puerto sobre el Pacífico.

Entre tanto, el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León, al repudiar el atentado, aseguró que el país debe rechazar esas acciones y dijo que es absurdo que los grupos ilegales persistan ‘con ceguera’ en ejecutar este tipo de hechos. Según las autoridades, cuatro de las personas que perdieron la vida en el lugar de los hechos fueron identificadas como el patrullero de la Sijín de la Policía Edwin Carvajal, Íngrid Vanessa Benítez, Luis Eduardo Ramírez González y Efraín Piedrahíta, este último funcionario de la Secretaría de Gobierno de la Alcaldía.

 Luego de ser trasladados a centros asistenciales fallecieron Efraín Piedrahíta, Óscar Antonio López, Flavio Rubiano Pérez, Víctor Manuel Chía y una mujer que no ha sido identificada. Entre los heridos figuran una fiscal, una asistente del ente acusador, varios agentes del CTI y un uniformado de la Policía.

El ataque fue cometido con un vehículo Mazda 323 NX de color verde, de placa QEM 070, de Popayán, cargado con 40 kilos de explosivos cuya onda destructora inexplicablemente se desplazó hacia arriba reduciendo los daños. La detonación se produjo a las 9:35 minutos de la mañana del miércoles, una hora de alta concentración de peatones y funcionarios de las instituciones, cuyas sedes están localizadas en la carrera 5ª entre calles 2ª y 3ª de esa ciudad. El atentado se produjo dos días después de que las Farc quemaran siete camiones en la vía Buenaventura-Buga.