La más Bella Villa

La capital antioqueña y ocho sub sedes más están listas para hacer desde mañana los mejores Juegos Suramericanos de la historia.

Durante dos semanas Medellín y otras ocho localidades antioqueñas serán el epicentro del deporte suramericano. La cuenta regresiva, que comenzó en agosto de 2006, llegó a su fin y mañana comenzarán las primeras competencias de la novena edición de los juegos continentales, cuya realización tuvo un costo cercano a los $375 mil millones.

Esa inversión es la más significativa que se ha hecho en ese departamento desde que se inauguró el metro de Medellín y dejará como herencia una infraestructura deportiva a la altura de las mejores de América.

El legado de los Juegos, además de la imagen positiva que se pueda proyectar, serán 58 modernos escenarios, ocho de ellos nuevos, además de un proyecto de vivienda que beneficiará a 621 familias de escasos recursos.

“Para Medellín y para toda Antioquia, los Juegos son una oportunidad histórica para mostrar todas las cosas buenas que tenemos. Durante 12 días recibiremos la visita de deportistas de 15 países y nuestra misión, más allá de apoyar a los locales para que ganen medallas, será hacerlos sentir a todos como en su propia casa”, señaló el alcalde Alonso Salazar, cuya administración ha financiado el 67% de los costos del evento.

Por primera vez en la historia del deporte colombiano y tal vez del suramericano, todos los escenarios estuvieron listos un mes antes de la inauguración y la organización vinculó, directa o indirectamente durante la preparación de las justas, por lo menos a 20 mil personas.

“Siempre tuvimos en cuenta a la comunidad, al pueblo antioqueño. Para todas las actividades hicimos concursos y escuchamos ideas de la gente. Desde los diseños de la mascota hasta los de los uniformes de los voluntarios, hasta la construcción de los escenarios y de la Villa Suramericana”, explica Alicia Eugenia Vargas, la directora de los Juegos, quien supervisa además un programa para la utilización adecuada y eficiente de todos los estadios y coliseos una vez terminen las competencias.

“Los Suramericanos son la coyuntura, pero el proyecto es a largo plazo y tiene que ver con implementar una nueva cultura deportiva, fomentar las escuelas de formación y enseñarle a la gente a cuidar sus escenarios. Utilizamos las justas como un pretexto para unir a los ciudadanos, para involucrarlos y hacerlos tirar para el mismo lado”, agregó la dirigente, quien indica que el éxito de su gestión se debe a “un excelente grupo de trabajo y el apoyo incondicional de las autoridades locales y nacionales”.

A los juegos asistirán 3.751 deportistas de 15 países, pero la secretaría de turismo de Medellín calcula que además de entrenadores, dirigentes y otros miembros de cada delegación, que podrían sumar 1.500 personas más, a la ciudad llegarán por lo menos cinco mil turistas a partir de mañana.

Ante tal demanda, todo está listo. El 70% de la capacidad hotelera se encuentra reservada y ya se puso en marcha un plan especial de movilidad que pretende que el metro sea el principal medio de transporte durante los Juegos.

La entrada a todos los escenarios será gratuita para el público, excepto para las ceremonias de inauguración y clausura. Sin embargo, para ingresar hay que presentar una boleta que distribuye la organización en colegios, universidades y los mismos escenarios.

Temas relacionados

 

últimas noticias

“Sascha” Zverev, maestro a los 21 años

Campoverde, el nuevo hogar del BMX en Boyacá