Los tentáculos de la 'oficina de Envigado'

Las autoridades ibéricas capturaron   a Mauricio Alberto González y a Henry Norberto Valdés, acusados de coordinar  'oficinas de cobro' del narcotráfico.

La Jefatura Superior de la Policía de Valencia, con colaboración de la Policía de Colombia, logró capturar a dos sicarios colombianos a quienes se les atribuye más de 200 asesinatos, secuestros, extorsiones, tráfico de estupefacientes y torturas. Mauricio Alberto González Sepúlveda, alias El Ronco, de 44 años, y Henry Norberto Valdés Marín, alias El Pollo, de 36 años, fueron detenidos ayer en operativos independientes que tenían como único fin poner a disposición de las autoridades a dos de los jefes de las llamada ‘oficinas de cobro’ que sirven a los carteles del narcotráfico desde España, quienes trasladaron sus operaciones a Europa desde hace varios años.

Los dos detenidos se encuentran a disposición de la Audiencia Nacional española, donde tendrán que esperar para ser extraditados a Colombia. El Pollo, quien había logrado alterar sus huellas dactilares para evadir la persecución de la justicia, fue arrestado en un apartamento de Valencia. Al parecer actuaba como jefe encargado de ‘Las Tres Puntillas’, una organización que velaba por los pagos de las deudas y compromisos principalmente del cartel del norte del Valle o del mejor postor. Las investigaciones afirman que su ejército de sicarios tiene influencia en ocho países y se atribuye los crímenes cometidos clavando tres puntillas en la frente de sus víctimas. En Cali, a manos de este grupo, murió en febrero de 2004 Albeiro El Palomo Usurriaga, ex delantero de la selección colombiana de fútbol.

El Ronco fue detenido en un discreto chalet de la localidad valenciana de Eliana y figuraba dentro de la lista de los más buscados de la ‘Oficina de Envigado’. La Policía colombiana tiene ya una radiografía criminal de estos dos sujetos. Se sabe, por ejemplo, que ambos le rendían cuentas a William Alzate Varela, también capturado y extraditado el 2 de mayo de 2010 a los Estados Unidos por sus vínculos con las mafias del cartel del norte del Valle y la Oficina de Envigado. Entre tanto, alias El Pollo es requerido por las autoridades colombianas, mediante circular roja de Interpol, por delitos que van desde secuestros y homicidios, hasta porte ilegal de armas o fraude procesal.

Valdés Marín, a quien le figura una condena de 22 años proferida por un juzgado de Cali, perteneció a las bandas de El Flaco Jeferson, La Negra Molina o la Carqueña, del norte del Valle. A su turno, en el caso de Mauricio Alberto González, un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos pidió su captura al concluir que tiene mucho que explicar en relación con una cadena de homicidios perpetrados por la ‘Oficina de Envigado’.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas