No todos los metros son iguales

<strong>El Espectador</strong> le explica las diferencias entre los sistemas que se discuten para Bogotá.

El debate de esta semana en la capital ha estado centrado en el tema del metro. El secretario de Movilidad, Luis Bernardo Villegas, anunció que la primera fase del sistema masivo de transporte será un metro ligero. Entonces surgieron las voces en contra, de quienes opinan que ese proyecto, que aprovechará los corredores férreos de la ciudad, es un tren que desplazará al metro pesado que había prometido Samuel Moreno antes de llegar a la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Para hacer más comprensible este tema, El Espectador consultó a un experto en transporte urbano, quien explicó en qué consiste cada uno de los sistemas de transporte que han sido enunciados en esta larga discusión.

1. Tren de cercanías: “Según la Unión Internacional de Transporte Público, este sistema hace una comunicación entre las zonas densamente pobladas que están por fuera de la ciudad y las áreas urbanas. Es un metro pesado porque debe trasladarse por un corredor independiente.

Puede transportar más de 60 mil pasajeros por hora. En la zona urbana puede desplazarse a 50 kilómetros por hora-sentido, y en la zona suburbana a 100 ó 120 kilómetros”, explicó Fernando Rey, profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Santo Tomas, especialista en transporte férreo y urbano.

2. Metro ligero: El secretario de Movilidad aseguró que la primera fase sería un metro ligero que estaría en funcionamiento en el primer semestre de 2011 y que aprovecharía las vías férreas de la capital. Según Rey, este sistema, “tiene una capacidad de 25 mil pasajeros hora-sentido. Tiene una reserva de capacidad débil (mayor que Transmilenio pero menor que el metro pesado). El metro liviano comparte la red vial urbana y eso exige unas condiciones especiales de semaforización y de acceso al sistema, lo que impide que desarrolle grandes velocidades”.

 3. Metro pesado o tren metropolitano: Fue el que promocionó Moreno en su campaña. Según el secretario de Movilidad, este proyecto sigue en marcha y se espera que para el 20 de agosto ya esté elegida la  firma que realizará la interventoría (según los planes del Distrito, para 2014 el metro estará atravesando la ciudad).

El profesor Rey explica que este sistema “puede desarrollar una  velocidad de 100 kilómetros por hora, tiene una alta reserva de capacidad y puede movilizar más de 60 mil pasajeros hora-sentido. En capacidad es similar al  tren de cercanías”.

Estos son los sistemas de transporte que han sonado para resolver el problema de la movilidad en la capital. Pero en la opinión pública está claro cuál será la solución definitiva. Como lo explica Rey, “Bogotá tiene la suficiente demanda para un metro pesado, hace mucho tiempo superó la etapa de un tren liviano”.