El 'boom' de la cocaína líquida

Durante este mes han sido detenidas en Medellín ocho personas vinculadas con el tráfico de cocaína líquida. La modalidad de diluir la droga en champú, licores y otros líquidos comienza a ser común en Latinoamérica.

Los narcotraficantes le han dado al polvo blanco propiedades camaleónicas, forma de crucifijos, biblias, muñecas, pañales, yesos, extensiones de cabello, insectos disecados, papas fritas, entre otras siluetas, con el único propósito de que el estimulante llegue al destino que de regreso traerá millones en ganancias.

Su creatividad no para. Ahora, están consolidando en el país una estrategia que ya lleva un buen rato de moda en los estados que sirven de tránsito para que su ilegal producto llegue a los mercados de Estados Unidos y Europa: la cocaína se amoldó a otro cuerpo, esta vez líquido. En abril de 2007 el Clarín de Argentina explicaba cómo era posible camuflar la droga, diluyéndola en vino o champú. El 13 de febrero pasado el Diario Libre de República Dominicana redactó la detención de una mujer de 55 años al intentar llegar a Holanda con ocho botellas de cocaína líquida marcadas con etiquetas de ron, y el 11 de marzo, en Santiago, el diario La Jornada informaba cómo habían sido decomisados casi 4 kilos de cocaína vestida de vino blanco de marcas chilenas.

Los últimos titulares tienen lugar en Antioquia. Ayer fueron detenidos tres extranjeros en el aeropuerto internacional José María Córdova (Rionegro) a 29 km de Medellín, a quienes se les encontró cocaína líquida en sus cuerpos, y esta semana en el corregimiento San Félix, en el municipio de Bello (a 20 minutos de Medellín), la Policía encontró 276 kilos de cocaína líquida enterrados en canecas. Las autoridades investigan si las personas capturadas en el aeropuerto y la droga que intentaban sacar tienen relación con este cargamento.

Según el general Yesid Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana, este cargamento iba a ser sacado del país por la Costa Atlántica hacia Centroamérica, para luego ser distribuido en Europa y Estados Unidos. En días anteriores las autoridades habían realizado un operativo en este mismo lugar donde desmantelaron un laboratorio, incautaron 15 kilos de cocaína pura y detuvieron a 5 personas. “No es normal encontrar cocaína líquida en nuestro país y más con tanta pureza como esta. Es la primera vez que decomisamos esa cantidad en Medellín”, señaló el oficial.

Según el general Vásquez, convertir la cocaína en líquida es la forma que han encontrado los delincuentes para evadir a las autoridades, pues al mezclarla con gasolina se tiene la impresión de que se trata de combustible y es casi imposible para los perros antinarcóticos olfatearla.

En el aeropuerto José María Córdova, de Rionegro, las autoridades han capturado en lo corrido del año a cuatro personas tratando de sacar cocaína líquida en su organismo. El coronel José Acevedo, comandante de la Policía Antioquia, aseguró que en total han incautado 4 kilos de la droga transportada por extranjeros. “No es tan común encontrar esta droga líquida, pero este año hemos tenido tres casos de cocaína y uno de heroína. Detuvimos a un ciudadano español que iba hacia Madrid, otro panameño que iba a Ciudad de Panamá, un peruano que viajaba hacia Quito y la heroína la llevaba un colombiano hacia Madrid”, explicó el oficial.

Según el coronel Acevedo, los narcotraficantes colombianos contactan a estas personas en el exterior para que vengan a Colombia y se conviertan en mulas. “Con ayuda de un químico hacen la transformación y al ingerirla el escáner lo detecta como si se tratara de gases en el estómago, de esta manera tratan de engañarnos para sacar la droga”, aseguró el coronel.

El cargamento de 276 kilos encontrado esta semana tiene un costo de $1.300 millones y pertenece a la banda Pachelly, de la organización de alias Sebastián. Este grupo del municipio de Bello se ha ido especializando y fortaleciendo, iniciaron en el barrio del mismo nombre asaltando a los habitantes del sector. “Ellos ya tienen portafolio, varias líneas de acción que comprende el hurto de vehículos y motos, extorsión, narcotráfico y sicariato. La droga es un negocio muy rentable y la cercanía con el sector rural les facilita la ubicación de laboratorios”, informó el coronel Miguel Ángel Botía, jefe de la Sijín.

Esta banda ha extendido su accionar a varias zonas del Área Metropolitana, especialmente a los municipios del norte como Copacabana y Girardota, y según las autoridades mantiene una guerra permanente con ‘Los Mondongueros’, una organización al servicio de alias Valenciano.

Según la Sijín, el fuerte de esta banda es el microtráfico en el Área Metropolitana, de ahí la guerra permanente con otras organizaciones para ganar territorio.

El general Yesid Vásquez informó que en lo corrido del año han desmantelado cuatro laboratorios urbanos cerca de Medellín, lo cual reafirma la hipótesis de las autoridades de que la guerra por el territorio en la ciudad tiene relación directa con el mercado de alucinógenos. Se calcula que sólo en la capital antioqueña existen más de 700 plazas para su expendio, las cuales dejan una ganancia mensual de $15 mil millones y la mayoría son manejadas por hombres de alias Sebastián.

Temas relacionados