¿De quién es el agua, de Bogotá o Cundinamarca?

Hace más de tres décadas que negocian el vital líquido.

Mientras el gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz, insiste en que la región se vería gravemente afectada si el Distrito deja de venderles agua en bloque a los municipios vecinos, el gerente de la Empresa de Acueducto de Bogotá, Diego Bravo, defiende la decisión de cerrar la llave definitivamente para proyectos por fuera de las áreas urbanas.

 

‘No estamos obligados a venderles el líquido’, Diego Bravo

¿Por qué la Empresa de Acueducto de Bogotá decidió dejar de vender agua en bloque a los municipios de la Sabana?

Porque al vender el agua en bloque, el Acueducto perdía control sobre el uso que le estaban dando al líquido y parte de esa agua se la estaban llevando por fuera del perímetro urbano para permitir desarrollos en donde no hay ninguna infraestructura de servicios públicos, esparciendo una terrible contaminación. La Empresa de Acueducto de Bogotá no tiene la obligación de llevarles agua a esos proyectos. Sólo seguiremos vendiendo el líquido para los perímetros urbanos de los municipios.

En términos legales, ¿puede negarles la Empresa de Acueducto el agua a los municipios de la sabana para este tipo de proyectos?

No hay obligación constitucional que nos ordene vender agua en bloque. La Comisión de Regulación del Agua acaba de sacar una regulación de tarifas que nosotros juzgamos ilegal y por eso la demandaremos. Infortunadamente la Empresa hizo este tipo de venta en el pasado, pero no lo va a hacer más. No hay el más mínimo riesgo, tenemos muy clara nuestra misión.

Pero el gobernador Álvaro Cruz insiste en que con esta decisión se vería afectado el desarrollo de la región...

Los desarrollos no pueden estar pensándose por fuera del orden territorial, eso no lo podemos patrocinar y las autoridades locales en vez de fomentarlo deberían impedirlo. Esos proyectos urbanísticos e industriales que ellos llaman ‘desarrollo’ están deteriorando de manera muy severa la calidad del agua.

También asegura el gobernador que el alcalde Petro está tomando decisiones por fuera de su competencia...

Nosotros no pretendemos definir el orden de los municipios, pero nos interesa que el desarrollo de este territorio sea organizado, porque todos nos afectamos con el desorden. Por eso estamos listos a intervenir en los procesos de ordenamiento territorial en los que consideremos que se están promoviendo modificaciones de los planes de ordenamiento territorial que puedan ser inconvenientes.

¿Qué opciones tendrían los municipios de la sabana ante esta nueva disposición?

Ellos pueden hacer sus empresas de acueducto y pedir las concesiones de agua. Si están pensando utilizar aguas subterráneas eso perjudicaría todo el territorio, porque los acuíferos subterráneos no son sostenibles, como lo han demostrado varios estudios. Nosotros no vamos a aceptar que nos reclamen con escopeta el derecho al desorden, eso no lo reconocemos.

‘Bogotá está siendo injusta con la región’, Álvaro Cruz

¿Por qué insiste en que la decisión de la Empresa de Acueducto de Bogotá es equivocada ?

La gran demanda de vivienda actual ha generado mucha presión hacia los municipio de Cundinamarca, donde habría más tierra disponible y mayores posibilidades. Si en este momento no se autoriza la venta de agua en bloque, se impediría el desarrollo organizado de programas de vivienda, con unos costos inmensos porque finalmente la comunidad que necesita vivienda va a continuar construyendo de manera desordenada. Lo que se tiene previsto es que en los próximos 20 años la Sabana de Bogotá va a recibir por lo menos un millón de habitantes, y si no se resuelve el tema de la venta de agua en bloque no sabemos qué va a pasar.

¿Bogotá tiene la obligación de venderles el líquido para este tipo de proyectos?

El agua para consumo humano es un derecho y la venta de agua en bloque está autorizada constitucionalmente, tanto así que la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA) reglamentó el pasado 26 de abril una resolución en la que define el aspecto tarifario de la venta de agua en bloque.

¿Cómo afectaría al departamento la decisión del alcalde Gustavo Petro de cerrarles la llave a nuevas construcciones por fuera de los perímetros rurales?

Cundinamarca tiene hoy la posibilidad de ser una de las regiones más atractivas para la inversión, y con la decisión del Acueducto de Bogotá de negar el agua se está enviando un mensaje negativo a posibles inversionistas. En el corto plazo se podrían paralizar en promedio 80 proyectos, en los que se ha autorizado la construcción de 100 mil viviendas en los próximos años.

¿Por qué aseguran que el alcalde Petro está tomando decisiones por fuera de su competencia?

Son los municipios quienes ordenan su territorio a través de los Planes de Ordenamiento Territorial; entonces, mal haría el Distrito Capital ordenando el territorio de otros municipios.

El Distrito ha manifestado que no dará su brazo a torcer y que definitivamente no va a vender más agua en bloque. ¿Tienen un plan B?

Tenemos que mirar diferentes alternativas. En el largo plazo pensamos pedir concesiones de aguas para los municipios, pero de manera inmediata no tendríamos la capacidad de resolver el tema. Aunque algunos proyectos podrán resolverse con aguas subterráneas, los otros quedarían paralizados. Creo que Bogotá está actuando de una manera unilateral e injusta con la región y el departamento.

351819

2012-06-07T22:58:49-05:00

article

2013-11-04T23:10:57-05:00

none

Redacción Bogotá

Nacional

¿De quién es el agua, de Bogotá o Cundinamarca?

50

5881

5931