Pánico canino en el Magdalena

Los próximos 24, 25 y 26 de junio el Instituto Nacional de Salud tomará exámenes de sangre a todos los niños menores de 12 años que viven a orillas del río Magdalena para verificar si están contagiados.

Las Secretarías de Salud  de Tolima y Cundinamarca, con el apoyo del Instituto Nacional de Salud y el Ministerio de Protección Social, les aplicaron la eutanasia a seis perros que resultaron enfermos de leishmaniasis visceral en Flandes y Girardot, municipios distantes solamente a 130 kilómetros de Bogotá y 70 de Ibagué.

Según el secretario de Salud del departamento del Tolima, Diego Escobar Guínea, los casos fueron descubiertos tras realizarse una  muestra que incluyó  a 23 perros en los ocho barrios que se ubican a orillas del río Magdalena en Flandes y Girardot.

“Se hizo una pequeña muestra como medida preventiva, pero nunca pensamos encontrar algún caso”, aseguró Escobar, quien anunció que dada la gravedad que la leishmaniasis representa, los próximos 24, 25 y 26 de junio el Instituto Nacional de Salud tomará exámenes de sangre a todos los niños menores de 12 años que viven a orillas del río Magdalena,  quienes constituyen la población más vulnerable de contraer la enfermedad.

Flandes y Girardot, separados por un puente, están ubicados en la margen izquierda del río Magdalena. Un 30% de la población vive en las riberas del afluente. Las casas son habitadas por familias muy pobres, en muchos casos desplazados que han buscado este lugar como única  opción de vida.

Y es que ya hay antecedentes. Maira Sánchez, habitante del barrio El Centro, de Flandes, y dueña de uno de los perros sacrificados, recuerda que hace cuatro años murió un niño que tenía la enfermedad.

“Tenía dos años, tenía mucha fiebre y el estómago inflado. Lloraba todo el día. Dicen que el niño se murió porque lo llevaron tarde al médico. Esa gente tenía como seis hijos que dormían en una misma cama o hasta en el piso de tierra”, afirma Maira.

Según la vecina del sector, en estos barrios ribereños las condiciones de vida son pésimas y la ayuda de las


administraciones a través de los años no ha sido la mejor. “Aquí vinieron porque está la enfermedad, pero la situación de pobreza siempre es igual”, afirma.

Para ella, la muerte de su perro fue triste, pero tal vez lo mejor que pudo pasar. “Aquí nos dicen que tenemos que tener a los animales bien alimentados, bañados y bien cuidados, pero a veces uno no tiene ni con qué darle de comer a los hijos, entonces uno saca al perro para que vaya a rebuscar” dice.  

El alcalde de Flandes, Santos Eduardo Suárez, indicó que según el último censo canino, en la población hay 2.500 perros, de los cuales, un 40% corresponde a los que permanecen en los sectores aledaños al río Magdalena, y que están en peligro de contraer y transmitir la enfermedad.

“Estos animales pertenecen a familias muy humildes que viven en casas de bahareque y paja. Los caninos presentan cuadros deprimentes como desnutrición y descuido”. De detectarse nuevos casos, esta población canina debería ser sacrificada.

El mandatario municipal señaló que le preocupan los niños de su pueblo y por esta razón llama la atención del Gobierno Nacional y dice que está dispuesto a colaborar en la labor que iniciarán el Instituto Nacional de Salud y el Ministerio de Protección Social la próxima semana.

“Inquieta mucho la situación porque esta es una enfermedad que se transmite muy fácilmente a los humanos. Un solo perro con leishmaniasis es muy grave”, afirma Suárez, quien manifiesta que una de las causas de la aparición de la enfermedad es la oleada invernal que provoca la humedad ideal para el desarrollo del mosquito transmisor.

De acuerdo con Eduardo Lozano, coordinador de Enfermedades Transmitidas por Vectores, se comenzarán a localizar posibles  situaciones, y se adelantará  una campaña para evitar el contagio. Para esto, en el caso del Tolima, el Plan de Desarrollo en Salud cuenta con 110 millones de pesos, que incluye búsqueda de casos, tratamiento para humanos (no está contemplado para animales), toma de muestras y visitas de concientización y prevención a más de 400 viviendas.