Ataque a erradicadores en Chocó

Tres militares y dos campesinos murieron. Seis personas están desaparecidas.

Desde el pasado martes, la zona rural del municipio Medio San Juan (Chocó) es escenario de una inusual presencia de la Fuerza Pública, causada por el cruento ataque de supuestos integrantes del frente 34 de las Farc contra una lancha que transportaba una unidad de erradicadores. La emboscada, cometida hacia las 6:00 p.m. del pasado lunes, dejó como resultado —parcial, al menos— cinco personas muertas, cinco heridas y seis desaparecidas.

Las víctimas del asalto fueron cinco militares, diez campesinos y el piloto, que se dirigían a un sector conocido como Montes de la Unión a realizar labores de erradicación. Los atacantes, desde una orilla del río San Juan, entre los corregimientos de Bebedó y Paimadó, les dispararon con fusiles. En ese momento, las ráfagas hirieron a varios. Luego les tiraron granadas. “Ellos no pudieron responder”, relató Pastor Mosquera, quien, en entrevista con Caracol Radio fue el primero en alertar sobre este episodio.

Mosquera, alcalde de Medio San Juan, explicó que los heridos fueron trasladados al puesto de salud de Bebedó, en donde una enfermera intentaba evitar, con escasos recursos a la mano, que el número de víctimas mortales creciera. La Fuerza Aérea evacuó a Medellín a tres de los cinco heridos, que revestían mayor gravedad. Uno de ellos, militar, había perdido mucha sangre. Otro, también uniformado, recibió un gran número de disparos. El tercero es erradicador manual.

Al cierre de esta edición, el asesor de paz del Chocó, Luis Murillo, confirmó que los cinco cadáveres, rescatados de las aguas del río San Juan con ayuda de los habitantes de la región, pertenecían a un teniente, dos soldados y dos labriegos. La suerte que corrieron las otras seis personas, sin embargo, es tan confusa como las circunstancias en que se realizó el ataque. La versión inicial es que los seis hombres, debido a los chalecos salvavidas, habían sido arrastrados por la corriente.

No se sabe si esos campesinos permanecen con vida o si fueron secuestrados. La Fuerza Aérea y la Brigada XV, a la cual pertenecían los militares que fallecieron, siguen en su búsqueda. El general Sergio Mantilla, comandante de la VII Brigada, también se dirigió hasta el punto del ataque, con el propósito de intentar esclarecer lo ocurrido. Las autoridades, aunque no han podido afirmar con certeza la autoría de las Farc en este crimen, están casi seguras de que esta masacre fue cometida por integrantes de ese grupo guerrillero.