Lluvia de flores en Medellín

Quinientos campesinos del corregimiento de Santa Elena participaron en la versión 52 del Desfile de Silleteros.

Desde muy temprano en la mañana comenzaron a llegar miles de personas al Paseo del Río para disfrutar del Desfile de Silleteros. Hacia el mediodía, la Fuerza Aérea Colombiana realizó una revista con aviones T-37 como preámbulo a la fiesta más colorida de ciudad.

A las 2 y 30 de la tarde, desde el Paseo del Río en el puente de Guayaquil se dio inicio al Desfile de Silleteros, evento central de la Feria de las Flores. Dos kilómetros y medio recorrieron los campesinos cargando en la espalda silletas de hasta 120 kilos de peso, llenas de colorido y creatividad, elaboradas con más de 60 variedades de flores. Desde el aire un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana lanzaba pétalos al paso de los participantes.

En 1957 se realizó el primer desfile, al cual acudieron 40 silleteros, y tenía como fin mostrar la belleza de las flores y entretener a la ciudadanía. Todos los fines de semana los campesinos llegaban a Medellín con las flores para venderlas y adornar las iglesias. Así se inició esta tradición, que hoy es uno de los desfiles más reconocidos a nivel internacional y el silletero el emblema de la ciudad.

Cincuenta y dos años después, 500 silleteros conservan esta tradición cultural. Una costumbre que pasa de generación en generación. En el desfile participan niños desde los seis años, los cuales son elegidos por concurso, hasta adultos mayores de 80 años.

María Chiquinquirá ha participado en todos los desfiles. “Yo estoy desde el primer año. Hoy estoy con la silleta tradicional, pero también están participando dos hijas mías y cuatro nietos”.

“Nunca había visto algo así. Estoy impresionado. Yo había escuchado mucho de estas fiestas y me propuse venir este año y creo que volveré el próximo también”, dijo Pepe Gala, turista español.

“He viajado mucho, pero vengo a Medellín desde hace cinco años. No me pierdo la Feria por nada del mundo, es espectacular. La gente, los eventos y el desfile, de verdad son increíbles”, asegura Mariam Franco, turista venezolana.

A lo largo del recorrido fueron instaladas graderías con 16.900 localidades. Se calcula que cerca de 700 mil personas se apostaron en la Avenida del Pío para apreciar la belleza y la creatividad de los campesinos. Este año el desfile fue convertido en todo un carnaval. Comparsas, chirimías y por primera vez los miembros de las escuelas de la Red de Música de Medellín se integraron. Se presentaron en total 1.200 artistas.

Fueron premiadas 51 silletas, pero la ganadora absoluta y de categoría emblemática tenía un mensaje muy acorde a la fiesta vivida en el recorrido: “Un niño que toca un instrumento, jamás empuñará un fusil”.

“A lo largo del recorrido está representada toda Colombia. Además, hay miles de extranjeros. Muchos ecuatorianos y venezolanos en Medellín. Vamos a trabajar para que este desfile sea declarado patrimonio cultural universal”, aseguró el alcalde de la ciudad, Alonso Salazar.

Dos días más de fiesta

Sumado al Desfile de Silleteros, se realizan dos recorridos para finalizar la Feria de las Flores. A las 12:30 de la tarde de este sábado será el turno para los autos clásicos y antiguos. 297 carros y 100 bicicletas antiguas se tomarán las calles de la ciudad desde el sur, para un total de 36 kilómetros de recorrido. Vehículos de diez ciudades del país llegaron para participar de la versión número 13.

Además, doce autos de la misma línea y modelo de los utilizados en igual número de películas y series de televisión norteamericanas desfilarán con los personajes representativos. El Mini Cooper de Italian Job, el Dodge de Los Dukes de Hazzard, el Ford de Los Beverly Ricos y el Lincoln 42 de El Padrino, entre otros, podrán  observarlos quienes salgan a las calles esta tarde. Autos clásicos y antiguos desde 1920 con los vestuarios propios de la época.