En busca de los negocios

El presidente Juan Manuel Santos le dijo este lunes a Europa que el país está listo para mejorar sus prácticas de negocios. Los expertos consideran que los resultados se verán en el mediano plazo.

Fue un mensaje claro y contundente. “Colombia está preparada para aprovechar las experiencias de la OCDE, y viceversa”, aseguró el lunes el presidente colombiano Juan Manuel Santos durante su visita al Consejo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), realizado en París.

De esa forma el mandatario oficializó la candidatura colombiana para convertirse en su nuevo miembro, propósito que ha estado presente desde el primer día de su gobierno.

“Nos comprometemos a implementar todas las medidas necesarias para cumplir con esos propósitos importantísimos de luchar contra la corrupción y el soborno. Es un ejemplo de los muchos objetivos que tenemos para que Colombia pueda ir mejorando sus políticas públicas y tener el estándar que exige la organización para su ingreso”, prometió Santos durante su primera visita oficial a Francia, antes de su llegada a Davos (Suiza) para participar en el Foro Económico Mundial 2011.

Pero mientras el Gobierno confía en que la membrecía a este importante grupo de 34 naciones (ver gráfico) traerá consigo réditos económicos, los analistas creen que sus efectos, más que prácticos, serían simbólicos.

“Pertenecer a la OCDE es más una cuestión de prestigio. La membrecía traería más bien efectos indirectos, como una mejor regulación al sistema bancario colombiano debido a sus costos exageradamente altos, o en cuestiones de cooperación técnica. Pero no habrá efectos inmediatos como inversiones o créditos”, comenta César Ferrari, catedrático de la Universidad Javeriana y expresidente del Banco Central de Reserva del Perú.

Los beneficios que implicarían el ingreso del país se harían efectivos en el mediano plazo, pues el organismo es sinónimo mundial de prácticas que garantizan la estabilidad y los rendimientos para los flujos de capitales.

“Es un foro que se ubica en las perspectivas hacia las que el gobierno Santos busca orientar la economía. Hay que tener en cuenta que 28 de sus miembros son países avanzados y con altos niveles de prosperidad”, explica Saúl Pineda, director del Centro de Pensamientos en Estrategias Competitivas de la Universidad del Rosario, quien añade: “Pertenecer a él es un mensaje al mundo de que se aplican altos estándares políticos y económicos. Algo que mejora el clima de negocios”.

Una tarea que Colombia ha estado cumpliendo en los últimos años, según el reporte Doing Business 2010, del Banco Mundial, en el cual el país  avanzó 46 puestos en los últimos dos años como destino para hacer negocios.

“Colombia es un país enorme y muy rico desde el punto de vista de la inspiración que le puede dar a la OCDE en cuanto a sus buenas políticas”, aseguró José Ángel Gurría, secretario general de la organización.

Temas relacionados