Claudia López anuncia 'pico y género' en Bogotá: días pares salen las mujeres e impares los hombres

hace 3 horas

Refinación en forma de botella

O-I escogió a Soacha como el centro de producción para su segmento de 'specialties'.

Una buena parte de los licores más finos del mundo se hace en Soacha. Más exactamente en la fábrica de O-I Peldar, que desde 2009 viene fabricando para todos los mercados los envases specialties. “Son botellas que se destacan por su brillantez, que son casi perfectas y destacan la imagen del producto por su valor agregado”, explica Sergio Galindo Neumann, su presidente.

Nombres de la talla del vodka Smirnoff, el whisky Johnnie Walker, el ron jamaiquino Appleton y los nacionales Aguardiente 1492 y brandy Don Pedro 12 años cuentan desde ya con este tipo de envase, que también se utiliza en productos como aceite de oliva, cosméticos y perfumes, los cuales requieren formas y diseños particulares (ver gráfico).

Un proceso que se hizo realidad después de que la multinacional Owen-Illinois Inc. (O-I), de la que forma parte Peldar, escogiera al municipio cundinamarqués como el centro mundial para su producción de specialties.

“Colombia ocupa una posición estratégica en el continente, que tiene, prácticamente, cero arancel con todos los países de la región y está fortaleciendo sus lazos comerciales con el mundo”, dice Galindo, quien supervisó el proceso de reconversión industrial de la fábrica, el cual demandó una inversión cercana a los US$15 millones. En 2010, el primer año de su producción, este segmento le reportó a O-I Peldar ventas por $38.000 millones (el 5% de sus ventas totales) y una participación en el mercado nacional del 1%.

Pero la empresa confía en que el buen comportamiento de la economía y la consolidación de su operación (hoy representa el 30% de la producción de O-I en América Latina y el 5% en el mundo) le permita aumentar su participación al 10% para el próximo lustro.

Un objetivo que va de la mano de las perspectivas de la empresa para su negocio de envases, que consisten en conquistar el mercado del Caribe y prestar apoyo a la operación de O-I en Brasil.

Ese sentimiento se extiende a sus otros segmentos: “En cristalería, planeamos una inversión de US$9 millones en nuestra planta de Buga, y para vidrio plano, planeamos mantener nuestro volumen de ventas tanto en el mercado doméstico como en el internacional”, comenta Galindo.

La compañía logró el año pasado ventas por $691.000 millones y un crecimiento del 16% en sus ingresos. Para 2011, espera que el segmento de specialties le permita no sólo sobrepasar estos números, sino también lograr un crecimiento que sobrepase las expectativas de la economía colombiana (5%).

277954

2011-06-16T17:17:30-05:00

article

2013-11-04T15:55:43-05:00

none

David Mayorga

Economía

Refinación en forma de botella

31

2642

2673