La tarea del turismo en Colombia

Mejoras en infraestructura y conexión aérea, los objetivos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para 2014.

La meta del Gobierno es clara: 4 millones de turistas que visiten el país, que disfruten todos los segmentos turísticos (desde el de parques naturales hasta el corporativo), que dejen sus divisas a lo largo y ancho de la cadena: hoteles, restaurantes, transporte, etc.

Una tarea que de poco a poco se viene cumpliendo. Según cifras del DAS, en los primeros nueve meses del año llegaron al país 1’485.665 viajeros foráneos, lo que implica un crecimiento del 10,1% frente al mismo período de 2010. Durante ese lapso se registró un importante crecimiento en el arribo de ciudadanos europeos (19,5%) y de Asia Oriental y el Pacífico (18,7%), demostrando así que Colombia se convierte de a poco en un destino para ser tenido en cuenta.

Sin embargo, el mismo Ejecutivo reconoce que su meta sólo es posible si se mejoran muchos aspectos en materia turística. En diálogo con El Espectador, Sergio Díaz-Granados, ministro de Comercio, Industria y Turismo, reveló las tareas que su cartera realizará en los próximos años para atraer a nuevos turistas.

Aerolíneas que piden pista

“Tristemente todas quieren llegar a la misma hora”. Así resume el ministro Díaz-Granados la principal dificultad en materia logística ante la alta demanda de compañías aéreas que quieren extender sus operaciones al país.

Las más interesadas son las aerolíneas de Venezuela, de Asia (sobre todo las japonesas y coreanas) y de Europa (especialmente las francesas y españolas).

Y de ellas, las estadounidenses tienen planes concretos por cuenta del Acuerdo de Cielos Abiertos, que estará listo en 2013.

“Podríamos establecer conexiones con destinos como Texas, Georgia y Carolina, con las que históricamente no hemos tenido vuelos, y que son los estados con los que podríamos desarrollar los mayores flujos de comercio entre ambos países”, agregó.

Ruta del Pacífico

Actualmente, 390.000 viajeros llegan a Colombia en cruceros que tienen a Cartagena como su principal destino. También anclan en San Andrés y Santa Marta, pero el gran objetivo del Gobierno es llevarlos a los puertos del Pacífico.

“Toda la costa, desde Chile hasta Canadá, tiene cruceros. Nosotros no. La meta es desarrollar una industria que vaya de Chocó a Nariño, por eso nos reuniremos en febrero con las autoridades locales y empresarios para explotar el potencial ecoturístico de nuestro Pacífico”, revela.

Pero el Caribe también será protagonista: a mediados de 2013 Cartagena será la sede del gran encuentro mundial de cruceros.

Visas: mirada al pasado

Dos buenas noticias han recibido los viajeros colombianos en 2011. Por un lado, el gobierno surcoreano eliminó los requisitos de visado dentro de las negociaciones del TLC que sostiene con Bogotá. Medida que también fue adoptada por las autoridades de Jamaica, con el objetivo de estrechar los lazos económicos entre ambos países.

“Son noticias halagadoras. Nosotros estamos en la misma vía. Aparecemos en los rankings internacionales de turismo como un país amigable que está desmontando el requisito de visas para los viajeros y que ha suprimido el formulario de inmigración”, destaca el ministro.

Actualmente, en el marco de la Alianza del Pacífico, Colombia trabaja con México para eliminar el visado entre sus nacionales.

Aeropuertos

Para agosto del año entrante, el país espera estrenar 80.000 nuevos metros cuadrados en infraestructura aeroportuaria. “Son muy necesarios en este momento, cuando las principales compañías aéreas del mundo quieren llegar a Colombia pero no encuentran ni siquiera sitio para estacionarse”, dice Díaz-Granados.

Las principales expectativas se centran en la terminal internacional de Eldorado, que se entregará en 2012, y el fin de la remodelación del aeropuerto de Cartagena, que estará listo en 2013.

“También tenemos que reconocer que otras tardarán más, como las terminales de Valledupar y Santa Marta, que apenas entrarán en obra el próximo año”, agrega.

El turismo de carretera

“El mercado del transporte desde Venezuela y Ecuador es el que más nos interesa, pero tenemos un gran dolor de cabeza que se llaman las carreteras nacionales”, comenta el funcionario sobre la difícil tarea de vender en los países fronterizos la idea de conocer a Colombia por tierra; sobre todo cuando, debido a la ola invernal, los medios nacionales reportan constantemente el mal estado de la red vial.

Ante esta realidad, el trabajo recae en la comunicación: indicarles a los viajeros las mejoras rutas para llegar a su destino, el estado de las vías y sus respectivos desvíos. “Podemos estimular los ejes Quito-Cali, Caracas-Cartagena y Caracas-Bogotá. Los retos son infraestructura, puntos de parada y convenios con empresas de transporte”.

Temas relacionados