Claudia López anuncia 'pico y género' en Bogotá: días pares salen las mujeres e impares los hombres

hace 2 horas

Doscientas oportunidades

Según un estudio de Araújo Ibarra, Colombia, aprovechando el TLC con EE.UU., podría ser una plataforma exportadora de China, atraer su inversión y aumentar la participación en el mercado americano. ¿Relocalización asiática en Suramérica?

Los empresarios chinos tienen una billetera generosa. Cuentan con trescientos mil millones de dólares disponibles para invertir en América Latina, cifra aparentemente enorme, pero que sólo corresponde al 3% de los recursos listos en sus cuentas para hacer inversiones en todo el mundo. Lo dice la China Investment Corporation, centro de operaciones y registro del gigante asiático que, más que hacer promoción de sus empresas, sabe en qué lugares del mundo deben invertir cada una de sus productivas marcas.

Una riqueza. Un boom en el que todos quieren estar y que ha propiciado una competencia entre países de la región por atraer el capital de ese país. Algunos de los competidores son Chile, Perú y México, los cuales tienen TLC con Estados Unidos y aprovechan dicha relación comercial para mostrarse como una posible plataforma exportadora de productos chinos, lo que implicaría que estas empresas abrieran plantas y fábricas en estos territorios.

Ahora, Colombia es un nuevo jugador en la competencia después de ser aprobado el año pasado el acuerdo comercial con EE.UU. Pero, aparte de la reducción de las barreras arancelarias, los exportadores asiáticos podrían reducir sus costos de transporte si tomasen la decisión de fabricar y exportar desde tierras cafeteras.

Mientras que China paga, en promedio, por el transporte aéreo desde sus aeropuertos hasta Estados Unidos US$5,33 por kilogramo, en Colombia llevar el mismo peso desde Eldorado hasta Nueva York tiene un costo de US$1,01. En el caso del flete marítimo, la república asiática paga US$0,47 y en el país tiene un costo de US$0,20 por kilogramo.

Por eso, tras este análisis básico de comercio exterior, la firma consultora Araújo Ibarra identificó en un estudio 200 productos principales que China exporta a ese país con un arancel superior al 7% y que presentaron altos costos de flete por kilogramo. Productos que podrían ser oportunidades para que Colombia se convierta en una plataforma exportadora de China.

Artículos de cuero, accesorios y prendas de vestir, calzado, utensilios de cocina, muebles y artículos para el hogar, electrodomésticos, papel y plásticos aparecen en la lista. “Para llegar al objetivo planteado —concluye el estudio—, Colombia debe concentrarse en la producción y exportación de estos productos, los cuales reducirán los costos de arancel y transporte”.

También el informe explica en cuáles sectores la industria colombiana pueden proveer mano de obra y materias primas para satisfacer las necesidades de las empresas china que se instalen en el país: confecciones (tops, blusas, vestidos, abrigos para mujer, accesorios de ropa tejidos y no tejidos y accesorios para el cabello), cuero y marroquinería (calzado y artículos de cuero) y electrodomésticos.

Jorge Ramírez Ocampo, gerente de Negocios Comerciales Internacionales de Araújo Ibarra, tiene claro que “relocalizar a China en Colombia para que exporte a EE.UU., permite que el país aumente su participación en el mercado americano ya que, por ejemplo, la nación asiática tiene el 19% de las importaciones estadounidenses y es el primer socio comercial de ese país”.

Sin embargo, la oferta colombiana tiene otras características —aparte de ser socio del país del norte— que son atractivas para los exportadores chinos, como el ser corazón de Sur América, lo que les permitiría no sólo a las empresas chinas exportar a América del Norte, sino a cualquier puerto de la región y Centro América.

Y estas estrategias avanzan en la misma ruta que ha planteado el gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Es tan fuerte el propósito de conquistar a Asia-Pacífico y sobre todo a China, que actualmente ya es el segundo socio comercial con Colombia y se espera, antes de finalizar 2012, visitar oficialmente al presidente chino, Hu Jintao.

La consolidación de las relaciones comerciales con el país asiático se ve representada, según la Cámara de Comercio e Integración Colombo-China, en las 17 empresas de esta parte del mundo que operan en el país en sectores como el extractivo, energético, petroquímico, confecciones y telecomunicaciones. Y otras 10 empresas que están explorando la oportunidad de negocio en Colombia.

¿Cuál es el interés de China en invertir en América Latina?

De acuerdo con la opinión de expertos en comercio exterior, internacionalización e integración, la carencia de barreras arancelarias y el bajo costo de los fletes no son las únicos factores que atraen inversión china.

Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), asegura que a China le interesa invertir en proyectos estructurados. “Con los subsidios que da el gobierno chino a sus exportadores, los altos costos que generan las exportaciones a EE.UU. son compensados. Ellos observan en un país elementos como la normatividad; los costos de la energía, que en comparación con otros países de América Latina son los más altos debido a la carga impositiva, que para la industria es del 24%; los costos de la exportación son más baratos que los chinos, pero superan el promedio regional, que es de US$1.244 por un contenedor; el desarrollo de infraestructura vial, aérea, marítima y portuaria. Desarrollo que en algunos casos es incipiente y en otros rezagado”.

Ricardo Duarte, exviceministro de Desarrollo Empresarial y presidente de la junta directiva de la Cámara Colombo-China de Inversión y Comercio, considera que “para que se dé una coinversión china en el país tendría que estar en vigencia el Acuerdo de Promoción e Inversión entre los dos países y los aranceles o costos de fletes no determinan la inversión. Muchos de nuestros productos ya tenían preferencias arancelarias por el Atpdea y aún así China nunca se interesó en exportar desde aquí hacia Estados Unidos o Canadá, con quienes tenemos TLC desde 2011. Se debe dar un enfoque sectorial a las propuestas y así generar una estrategia”.

En cuanto al atraso en infraestructura, Duarte considera que “esta falencia se puede convertir en una oportunidad, porque uno de los sectores chinos más interesados en invertir es el de la construcción”. Y agrega: “La integración comercial, tanto para Colombia como para China, no se basa sólo en Estados Unidos, pues este mercado no es dinámico y atraviesa por una desaceleración. En el caso del país se cuenta con siete acuerdos de libre comercio, que representan más de 500 millones de consumidores; la internacionalización se está dando. El problema es que Colombia ha padecido, durante los últimos diez años, de un efecto dañino esperando el TLC con EE.UU. y los empresarios y emprendedores piensan que el día que entre en vigor, comenzará la internacionalización colombiana”.

A China, según Duarte, “le interesa invertir en sectores y proyectos que le permitan reinvertir en las necesidades de su propia industria, en Colombia serían la agroindustria y el sector extractivo”. Lo que viene, teniendo en cuenta el poder económico que han venido ganando los empresarios de esta fracción de Asia, es que los colombianos también estén dispuestos a negociar de cerca con los que han logrado tener crecimientos sostenidos de su economía en dos dígitos y cuentan con una envidiable capacidad exportadora y de venta de sus productos a todo el mundo.

321090

2012-01-15T21:01:00-05:00

article

2013-11-06T16:14:24-05:00

none

Diana Carolina Cantillo E.

Economía

Doscientas oportunidades

24

7523

7547