TLC traerá cambios en derechos de autor

Para poner en marcha el tratado se debe modificar nuestra legislación en la materia, para armonizarla con la de EE.UU.

Con la implementación del TLC con Estados Unidos, el país no sólo se tendrá que preparar para una expansión comercial, sino para una serie de modificaciones en la legislación de derechos de autor, además de la creación de nuevas normas que permitirán una mayor participación de contenidos televisivos estadounidenses en el mercado nacional.

El caso es que Colombia adquirió diversos compromisos con EE.UU. en ese sentido, y algunos congresistas advierten que de no cumplirlos no habría acuerdo con ese país. Además, el Gobierno le metió el acelerador en el Congreso al trámite de la implementación del tratado, pues el 15 de abril, cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegue a Cartagena para participar en la Cumbre de las Américas, la puesta en marcha del acuerdo comercial deberá ser socializada por petición expresa del presidente Juan Manuel Santos.

Es por eso que las comisiones segundas conjuntas aprobaron dos proyectos de ley que conducirán a su implementación. El primero tiene que ver con el derecho que tienen los científicos sobre sus patentes. Y el segundo, que tuvo mayor discusión, está relacionado con las nuevas disposiciones y modificaciones en materia de derechos de autor.

El argumento del Gobierno es que si los proyectos son aprobados en plenaria, Colombia “modernizaría” su normatividad en lo relacionado con propiedad intelectual, de cara a la realidad que impone la internet. Esto significa acoger las leyes que existen en el mundo sobre el derecho que tienen los autores, intérpretes y ejecutores de las obras de permitir o no la publicación de las mismas. De este modo, los proveedores de internet tendrán la obligación de no publicar producciones televisivas que no estén autorizadas. Pese a que Colombia firmó desde el año 2000 una normativa conocida como “Tratados de la internet”, aún no se cumple del todo.

Dice la ponencia del segundo proyecto que las visiones en materia de propiedad intelectual de los dos países deben ser compatibles, teniendo en cuenta que los estadounidenses se rigen a partir de un modelo anglosajón más sencillo que el existente en Colombia, basado en el “modelo continental europeo”.

Esto significa que hay normatividad para las obras literarias y artísticas (derechos de autor) y derechos conexos para artistas, intérpretes o ejecutantes y productores de fotogramas. En las negociaciones Colombia pudo mantener dicha clasificación, pero con arreglos.

Para dar cumplimiento a compromisos del TLC es necesario hacer modificaciones legales que son obligatorias para la entrada en vigor del mismo. En total son 19, entre las cuales están la normatividad de protección al derecho de autor y derechos conexos; la regulación de la transmisión de señales de televisión por internet; las facultades de los jueces en procesos por infracción marcaria y de derecho de autor; programación nacional de televisión o ‘cuota mínima’, entre otras.

La primera modificación a la vista tiene que ver con el término de protección para las obras. El artículo 6 de la iniciativa dice que “en todos los casos en que una obra literaria o artística tenga por titular a una persona jurídica, el plazo de protección será de 70 años contados a partir del final de año calendario de la primera publicación autorizada de la obra”. En la actualidad, esa protección rige durante 50 años.

Por otra parte, se reconoce el derecho a la reproducción, entendiéndose como el almacenamiento temporal de una canción en una USB o un CD. Y a su vez, se le otorga al autor la posibilidad de autorizar o prohibir que su producción, por ejemplo una película, sea colgada en una página de internet o en una sala de cine.

La segunda tiene que ver con que ya no se permitirá la retransmisión a través de internet de señales de televisión, sean terrestres, por cable o por satélite sin la autorización del titular. El acuerdo dejó abierta la posibilidad de revisar esta medida dos años después de entrada en vigencia el tratado.

La tercera tiene que ver con las nuevas herramientas que se otorgarán a las autoridades a los jueces judiciales para darles aplicación a los derechos de autor. Éstos tendrán la facultad de “solicitarle al infractor información para perseguir la infracción”. La cuarta está relacionada con la participación que tienen las producciones televisivas colombianas en el horario triple A, la cual antes tenía un piso mínimo del 50%, pero con el acuerdo éste pasará a 30%.

Respecto a la disminución de las cuotas de contenido televisivo nacional, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, expresó: “La ley en ningún caso está obligando a reducir la cuota, lo que se está estableciendo es un nuevo piso (30%), pero le quedará a la televisión pública colombiana la posibilidad de elegir la manera de darle uso a esa nueva interpretación. Nosotros seguiremos estimulando de manera eficaz la producción cultural”.

El senador Camilo Romero, del Polo Democrático, aseguró que “nos quieren meter una Ley Lleras disfrazada, con un poco de Sopa y Pipa de Estados Unidos. Los canales de televisión terminarán mejor comprando enlatados que produciendo contenidos nacionales, porque les saldrá más costoso”.