El encanto del mercado español

Se trata de su primer paso en el camino a consolidarse en el mercado europeo y competir con un portafolio inspirado por la moda y la tecnología.

Yonatan Bursztyn, presidente de Totto, planea expandir su planta en Bogotá para satisfacer las necesidades de 20 mercados.  / David Campuzano
Yonatan Bursztyn, presidente de Totto, planea expandir su planta en Bogotá para satisfacer las necesidades de 20 mercados. / David Campuzano

La aguda crisis económica que vive España, con una tasa récord de desempleo de 24,63%, una petición de rescate financiero superior a los 100.000 millones de euros y una pésima perspectiva de contracción de 1,7% para 2012 por cuenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), se ha convertido en la excusa perfecta para que una firma colombiana conquiste su alicaído mercado interno.

“La escogimos como la puerta de entrada al mercado europeo. Fue una decisión estratégica, sabiendo que muchas compañías han salido del país por el momento que vive”, comenta Yonatan Bursztyn, presidente de Totto, el fabricante de maletas, artículos escolares, ropa, entre otros, que selló recientemente un contrato con El Corte Inglés, una de las principales cadenas por departamentos del Viejo Continente, para exhibir sus productos durante la actual temporada de regreso a clases.

La marca trabajó por más de un año con los representantes de la cadena para asegurar la presencia de sus morrales y cartucheras en los pisos de 85 tiendas desplegadas por España y Portugal. Unicef jugó un papel fundamental, pues sirvió de respaldo para diseñar una estrategia en la cual los clientes ibéricos entregan un maletín escolar viejo y reciben a cambio un bono de 10 euros para adquirir cualquier producto de temporada de Totto.

“Nuestro portafolio inicial es comercial, pero ya estamos revisando nuevas opciones para la temporada de Navidad”, admitió Iván Domínguez Urdaneta, gerente internacional de la marca que desde octubre de 2010 opera en el mercado español a través de una franquicia máster, 540 distribuidores en las autoridades autónomas y dos tiendas propias.

Pero a pesar de que la firma tiene presencia en la Península Ibérica y Grecia, economías bajo serios apuros económicos, el acuerdo con El Corte Inglés tiene un significado diferente: es el primer paso para desarrollar una marca de reconocimiento intercontinental. “Cuando hablamos de los líderes de la moda en el mundo, uno se refiere a Italia, Francia y España. Y nuestra llegada a este circuito es un sueño cumplido”, señala Bursztyn.

En esta primera meta ha desempeñado un papel fundamental la unidad de moda de la compañía, que siempre tiene un asiento asegurado en las principales ferias del mundo y enfoca gran parte de su trabajo a seguir las tendencias en las calles. Esto ha repercutido en colecciones llenas de colores y diseños innovadores, que se complementan con desarrollos técnicos, como los morrales con panel solar incluido y luces para los amantes de las ciclovías nocturnas y accesorios con desarrollos para impedir los robos en el transporte colombiano.

Desarrollos que también buscan marcar la diferencia en el Viejo Continente. “En este momento no se puede hacer en Europa un plan a largo plazo. Pero tenemos muy claro que en los próximos tres años vamos a consolidar nuestra distribución en España a través de grandes superficies y pequeños comerciantes. La ampliación de nuestra red de tiendas empezará en el momento en que haya un poco más de confianza en el mercado”, dice Bursztyn, quien tiene un plan más ambicioso para el tiempo que viene.

La lista incluye países como Japón, China o Australia, pero los esfuerzos inmediatos están enfocados en consolidar un puesto al otro lado del Atlántico Norte, expandiendo la capacidad productiva de su planta en Bogotá. Será su principal carta en el plan de convertirse en una marca mundial.

365146

2012-08-03T22:59:55-05:00

article

2013-11-05T16:01:07-05:00

none

David Mayorga

Economía

El encanto del mercado español

31

3558

3589