El valor de las migraciones

China, un ejemplo para tener en cuenta por su manejo de atracción de emigrados. 

Los migrantes, en su mayoría por razones económicas, representan en la actualidad el 3,1% de la población mundial, según reporte de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Esto significa que si las personas que hoy están fuera de sus naciones de origen se reunieran en un solo país, significarían la quinta sociedad más poblada del mundo, con 200 millones de personas. En términos numéricos, este creciente panorama implica un valor cada vez más significativo en cuanto a remesas.

Las conclusiones son de la Profesora Asociada del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional, Diana Andrea Gómez, quien junto a su colega David Roll Vélez, publicó un detallado estudio sobre los efectos de la crisis financiera en los flujos poblacionales, reconociendo que este balance restringe cada vez más las políticas migratorias de los países tradicionales de destino y aumentan la migración ilegal o la enfocan hacia economías emergentes de Asia.

Comoquiera que, tarde o temprano, los gobiernos están abocados a regular este asunto, cabe mirar algunas cifras del informe. Así como los países ricos, encabezados por Estados Unidos, siguen siendo la principal fuente de remesas, India ocupa el primer lugar en envío de dineros de sus migrantes: US$45.000 millones. Le siguen China, con US$34.500 millones, y, para sorpresa, el tercer lugar lo ocupa México. Hoy, el 70% de los hispanos que viven en EE. UU. son de origen mexicano. Cerca de 23 millones de personas.

Estas cifras, de cara a la recesión económica que ha afectado países habitualmente receptores de migrantes, han modificado el horizonte. La prueba es España, donde “la población inmigrante ha sufrido una masiva dislocación de su fuerza de trabajo”. Por eso muchos están retornando a sus países. Según estimativos del Banco Mundial, los montos de remesas a nivel orbital han caído en más del 5%. Ello no implica que desciendan los flujos de personas que buscan salir al exterior.

¿Y cuál es la situación de Colombia en esta tendencia mundial? Según el economista de la Universidad Nacional, Alcides Gómez Jiménez, en un diagnóstico incluido en el estudio, en los últimos años han venido creciendo los ingresos de divisas por remesas de colombianos en el exterior. Entre 1999 y 2002 aumentaron en más de mil millones de dólares, lo que en su momento significó tres puntos porcentuales del PIB y triplicó el valor de las exportaciones de café. Esta situación crece.

Claro está que Colombia tiene una probada condición de país emigrante. El primer destino fue Venezuela, a raíz del auge de la industria petrolera, y hacia los años 30 del siglo XX, el 41% de los extranjeros en el vecino país eran de origen colombiano. Ya hacia los años 50 y 60 había cambiado el destino predilecto y vinieron varias olas migratorias, hasta nuestros días, donde Estados Unidos es la meta. En los últimos tiempos, la otra opción es Europa.

Un censo adelantado en 2006 dio cuenta de que, al menos en casos reportados por sus parientes, había 3,3 millones de colombianos en el exterior. El 35,4% de ellos en Estados Unidos, cerca de 769.000 en España y 610.000 en Venezuela. Según Gómez Jiménez, para el año 2005 podía hablarse, “en el lenguaje prosaico de los economistas, de exportaciones de mano de obra, que disputaban al petróleo el primer lugar en la generación de divisas de las exportaciones colombianas.

En medio de estas visiones, el estudio plantea algo nuevo: hoy la República Popular China no sólo es protagonista de las mayores inversiones económicas del mundo, del mayor número de exportaciones y del incremento del PIB anual más alto del planeta, sino que también es el país de mayor movimiento migratorio, tanto interno como externo. Según Diana Andrea Gómez, además codirectora del Centro de Altos Estudios de Asia Oriental, es un ejemplo para tener en cuenta.

Es uno de los pocos países que están adoptando una política de atracción de sus emigrados, porque el retorno se ha constituido en una forma de obtener conocimiento científico y tecnológico a bajo costo. A la manera de “tribus globales”, están desarrollando grupos culturales con vínculos empresariales a través del mundo, en una dinámica que es “ampliamente responsable del desarrollo económico de la República Popular China”.

El estudio deja conclusiones por evaluar a fondo. La experiencia migratoria de diversas comunidades que han involucrado a los gobiernos; o el caso colombiano, donde crecen las remesas, pero también los migrantes al exterior, básicamente, en busca de oportunidades. En cuanto a la migración interna, el desplazamiento, que llevaba un ritmo desenfrenado, ha disminuido, pero aún no plantea un escenario óptimo.