'La Virgen reapareció con Santos'

Para León Teicher, presidente de la carbonera, el país está a punto de vivir una gran bonanza.

Los enormes dividendos que viene reportando mes a mes el sector carbonífero del país no han pasado inadvertidos para los grupos económicos. Los rumores afirman que los 72 millones de toneladas producidos en 2009 tienen a varios líderes empresariales haciendo cuentas para adquirir importantes participaciones en las principales extractoras.

Pero es una realidad que no perturba al Cerrejón. Su presidente, León Teicher, considera que la empresa debe enfocar sus inversiones a la sostenibilidad ambiental y social del negocio.

¿Cómo vive Cerrejón el auge minero-energético del país?

Lo que está sucediendo es que hay nueva inversión y nuevas empresas interesadas en operar en el país. Pero el grueso de lo que hoy es la minería existe hace 20 años y viene creciendo en forma sostenida. Lo que vemos es un renovado interés en los minerales, impulsado en parte por la Seguridad Democrática, porque ya se puede ir a explorar; y también es posible por políticas jurídicas y económicas que hacen parte de un modelo que le da el mismo tratamiento a la inversión extranjera y a la colombiana y que trata de ser competitivo con los ambientes de inversión para la minería en otros países. Estamos ad portas de una gran bonanza, siempre y cuando no la desperdiciemos.

¿Cuál ha sido el rendimiento de la empresa en los últimos años?

Nos ha ido muy bien por un conjunto de factores. El hecho de que el Estado haya vendido Carbocol a las multinacionales, hizo que en la primera mitad de la década pasada se invirtiera en equipos, tecnología, gente, capacitación, de manera que pudimos crecer en nuestra producción. Y a la llegada del ‘boom’ de los precios teníamos la producción que solicitaba el mercado. En este momento estamos exportando 32 millones de toneladas anuales aproximadamente, tenemos proyectos de expansión y, gracias a ese trabajo y a que el 99,9% de los trabajadores de Cerrejón son colombianos, somos un competidor eficiente y efectivo a nivel mundial manteniendo los costos bajos.

¿Cuál es la posición de la empresa ante el proyecto de reforma a las regalías?

Son un recurso importantísimo. Cerrejón pagó el año pasado más de US$300 millones en regalías, que se vienen manejando con el mismo modelo de cuando no eran muy importantes. A mí me parece vital que el nuevo Gobierno ponga el tema sobre la mesa para darle un manejo inteligente, moderno y con un propósito que no se ha tenido hasta ahora.

¿Le seguirá yendo bien al sector en la era Santos?

Es una pregunta que tengo que responder a nivel personal. Así como el país fue afortunado de tener al presidente Uribe durante tantos años, también lo somos de tener al presidente Santos como gobernante. Es un hombre muy bien formado, de excelentes cualidades y amplia experiencia. Yo creo que se nos volvió a aparecer la Virgen.

A nivel de empresa, tengo que decir que desde 1980 hemos trabajado con todos los gobiernos y siempre nos ha ido bien. Ello en la medida en que siempre han sido continuadores de un modelo económico y social que respeta la propiedad privada y permite el desarrollo de este tipo de iniciativas.

¿Qué retos le esperan a Cerrejón en esta década?

Tenemos que trabajar de forma balanceada con el medio ambiente. La minería es posiblemente el vehículo más importante que jamás ha tenido la nación para salir verdaderamente del subdesarrollo, porque es intensiva en inversión de capital, en mano de obra, en construcción de infraestructura y en arrastre económico de bienes y servicios. Pero tiene un impacto ambiental, como lo tiene toda actividad humana. Entonces, debemos estar permanentemente atentos al balance de ese desafío.

Y tenemos un reto de expansiones, grandes inversiones en miles de millones de dólares y generar miles de empleos.

Temas relacionados