Buscando el 'rating' perdido

Con la renovación del noticiero de la mañana, RCN Radio busca aumentar su sintonía. Pero el modelo escogido tiene serios obstáculos.

RCN Radio cambió para siempre en una mañana de septiembre, y los primeros en notarlo fueron los oyentes que desde hacía 26 años se venían despertando con la presencia de Juan Gossaín en el dial. El hombre de voz ronca, que resaltaba la construcción gramatical de cada frase y manejaba el noticiero de las seis con sobriedad, fue reemplazado por una voz nasal que no podía ocultar el nerviosismo que genera saberse escuchado por miles de personas.

Quienes sintonizaron la emisora en busca de noticias notaron cómo las pausas entre frase y frase se alargaban más de lo esperado, cómo los chistes no encontraban eco, cómo los invitados eran interrumpidos con un comentario y cómo se gritaba “¡Ruge el león!” cada vez que alguien se refería al Independiente Santa Fe.

Es el nuevo estilo que el ex presidente Francisco Santos le ha imprimido a RCN Noticias de la Mañana en su regreso al periodismo, el cual también ha estado marcado por su tono editorial a favor del gobierno saliente. “Como ahora sí se puede viajar por carretera”, “Iván Cepeda estaba muy acostumbrado a que las ONG le pusieran atención” o “la social bacanería está en Twitter y se mete conmigo” son algunas de las frases que sus críticos citan para demostrar su férrea defensa del uribismo, aunque se quedan muy cortas con los comentarios que él mismo hace en esa red social (ver recuadro).

Un tono que ha sido interpretado como necesario ante una coyuntura especial: la pérdida de sintonía frente a Caracol Radio. Según el último Estudio Continuo de Audiencia Radial (Ecar), el 62% de la audiencia de noticias sintoniza a la competencia, que tiene más del doble de oyentes que RCN.

La llegada de Santos al noticiero de la mañana busca recuperar el terreno perdido. “Es un periodista con mucha experiencia y con un amplio conocimiento de la realidad del país y su conexión con el mundo global. Hoy en día no es suficiente que la radio sea acompañamiento, hay una exigencia mayor a la comprensión de la realidad desde diferentes ángulos y puntos de vista”, destaca José Antonio Succar, vicepresidente de Operaciones de RCN Radio, quien admite que los grandes cambios en el medio vienen acompañados de un incremento en la audiencia.

En este caso, “La Torre Sonora” busca conquistar a los oyentes mayores de 24 años sin restricciones de género o nivel socioeconómico. “En cuanto a cubrimiento, esperamos ver una buena audiencia en todas las ciudades y municipios donde llega RCN”, añade Succar.

Pero la apuesta comienza a tener sus primeros detractores. “RCN La Radio ha asumido la defensa radical de la obra uribista. Ya tenía a la periodista Dávila, el comentarista Vélez y ahora añade a Francisco Santos, a quien le toca defender la ideología uribista”, consigna Ómar Rincón, crítico de medios, en el blog de La Silla Vacía que comparte con Ana Magrini. Allí deja clara una política mediática integral: “RCN La Televisión nunca ha divulgado las denuncias de los escándalos uribistas, siempre presenta ‘los desmentidos’ oficiales; por esa razón, lo que es noticia en Semana, Caracol Radio y Noticias Uno es desmentido por ellos”.

Una política que ya había dejado marca en las viejas concesiones de noticieros televisivos de los años 80 (controlados por grupos políticos específicos) y que en la actualidad está dando buenos réditos de audiencia en Estados Unidos, país al que Santos no deja de referirse como “el Imperio”.

Los brillantes días del zorro

“¿Usted elegiría presidente a un fumador?”. La pregunta la hacían los presentadores del canal por cable Fox News y prometía revelar los “pequeño oscuros secretos” del candidato Barack Obama. Aquella lista también incluía que su segundo nombre era Hussein y que practicaba la fe islámica.

Es un estilo periodístico que, aunque el canal venía practicando en forma durante la administración de George W. Bush (2001-2009), encontró su mayor aceptación con la elección presidencial de 2008, cuando Obama, el primer candidato negro en la historia del país del norte, comenzó a aventajar en las encuestas al republicano y oficialista John McCain.

De secretos oscuros se pasó a una crítica abierta de la comunidad negra y de allí, tras la victoria demócrata del 4 de noviembre, a los nuevos impuestos, los inmigrantes ilegales y el rescate de la banca.

 “Es una acción política directa. Estamos asistiendo a una resurrección de la extrema derecha, un nuevo Ku Klux Klan mucho más masivo, menos radical en su discurso y que ha encontrado medios de comunicación que lo apoyan y le dan voz como, evidentemente, es Fox News”, comenta Miguel Ángel Bastenier, columnista del diario madrileño El País y asesor de medios en América Latina y Europa.

Pero a pesar del alto grado de politización de sus contenidos, la apuesta le está dando grandes réditos a la cadena Newscorp, propiedad del magnate australiano Rupert Murdoch. Los sondeos de audiencia han mostrado cómo desde marzo de 2009 Fox News ha desbancado del liderato noticioso a CNN, la cadena que consolidó el periodismo televisivo en los años 90 con la ‘Operación Zorro del Desierto’ y que desde entonces ha tenido que conformarse con un deshonroso cuarto lugar en el horario Triple A. Esa diferencia saltó a la vista durante el discurso presidencial del pasado 15 de junio, cuando Fox News registró un promedio de 2,5 millones de televidentes frente a los 1,04 millones que sintonizaron CNN.

Al analizarse en frío, las cifras demuestran que, al menos en televisión, el equilibrio periodístico (el balance entre opinión e información) no es rentable.

“Su liderazgo se debe a la gran masa de ignorantes que compone la clase media de EE.UU., que tiene ideas superfluas sobre los problemas que aquejan a su país y al mundo”, aclara Germán Rey, investigador de medios y antiguo Defensor del Lector de El Tiempo, quien señala que su auge puede tener un final anunciado: “Es un modelo en crisis, las audiencias no están predeterminadas por el acceso a la televisión. La tecnología, tal como le ocurre hoy a la prensa, marcará los últimos días de Fox News”.

Por cierto, su fiel aplicación con los mismos resultados es algo que se descarta en Europa. Así lo cree Bastenier: “Los medios que existen de la extrema derecha tienen una distribución limitada, se remiten sólo a unas hojas. Además, el lector europeo sabe que la capital de Nepal es Katmandú”.

Un resultado parecido tendría en Colombia. “Es un periodismo que encuentra su auge en un clima de gran polarización. Pero el nuevo gobierno logró cambiar el estilo y el tono del debate”, asegura Rey.

Es una realidad que RCN tiene en cuenta. Y el primero en demostrarlo al aire es el mismo Francisco Santos: “Aquí llega Yolanda Ruiz para equilibrar un poco. El espacio mío tiene un tufillo uribista, y por eso estamos acá”.

Una nación de televidentes politizados

Las marchas de rechazo a la construcción de una mezquita cerca del lugar donde fueron derrumbadas las Torres Gemelas, en Nueva York, puso en evidencia el nivel de polarización de los estadounidenses.

Según el Centro Pew para la Investigación de la Población y la Prensa, los ciudadanos de EE.UU. hace rato comulgaron la información con sus tendencias políticas. Un estudio de su autoría demuestra que el auge de Fox News se sustenta en que el 40% de los republicanos declarados lo ven con regularidad.

La investigación también demostró una relación directa con la impopularidad del presidente Barack Obama: mientras el nivel de audiencia de Fox News se ha mantenido estable en 23% durante los últimos dos años, los ratings de CNN se han reducido 6% en el mismo período.

 

últimas noticias

Gobierno insiste en IVA para la canasta familiar