'Impuesto a la tierra no es solución mágica'

El experto en desarrollo rural participará en el Congreso Económico que se inicia mañana en la Universidad de los Andes. Pone a Sudáfrica como ejemplo en  programas efectivos en el campo.

Michael Carter, reconocido experto internacional en temas de desarrollo rural, es profesor del Departamento de Economía Agrícola y Aplicada de la Universidad de Wisconsin y director del Programa de Apoyo a la Investigación Colaborativa BASIS, que estudia las estrategias rurales de mitigación de la pobreza en África, Asia y América Latina.

El Espectador habló con Michael Carter sobre reforma agraria y desarrollo rural.

¿Son los impuestos a la tierra, como el impuesto predial rural, un instrumento eficaz para dinamizar los mercados de tierras rurales y para promover una distribución más equitativa de la tierra?

No hay evidencia a favor de esta hipótesis. La tierra, además de ser un insumo en la producción de bienes agrícolas, es un activo seguro que protege la riqueza de la inflación y de choques inesperados. En general, un impuesto a la tierra improductiva no lleva a los grandes productores a vender sus tierras y puede resultar en un sobrecosto para los productores medianos y pequeños.

Muchos piensan que un impuesto a la tierra es una solución mágica. Pero en este tema no hay soluciones mágicas.

El actual Gobierno colombiano ha planteado la restitución de dos millones de hectáreas para la población desplazada y ha insistido también en la formalización de la propiedad rural. ¿Es esta política compatible con la necesidad de aumentar la productividad de la agricultura?

Otorgar tierras a pequeños puede también aumentar la productividad agrícola. Pero se requieren al menos dos condiciones. Primero, el acceso al crédito y a otros servicios financieros es fundamental. Y segundo, no todos los campesinos van a tener éxito. Los programas más exitosos de reforma agraria involucran mecanismos de selección.

En Sudáfrica se llevó a cabo una reforma agraria tras el fin del Apartheid. Los objetivos eran de justicia social. Nunca de eficiencia. Sin embargo, un diseño riguroso orientado a seleccionar los productores más capacitados derivó en un programa inesperadamente exitoso: los ingresos de los beneficiarios se duplicaron. Este programa de reforma agraria provee unos retornos más altos que programas de transferencias condicionadas como Familias en Acción.

¿Por qué?

El programa incrementó sustancialmente el ingreso de las familias tras unos cuantos años. Este incremento les permite financiar la educación de sus hijos y tener ingresos suficientes en el presente. El programa es un subsidio transitorio con efectos permanentes. Familias en Acción (y similares) son subsidios permanentes con efectos a veces transitorios. La restitución de tierras puede ser una alternativa a los subsidios. Pero no es para todos y necesita acompañamiento.

¿A qué se refiere con programas de desarrollo rural?

En Colombia se habla mucho de desarrollo rural, pero pareciera que no tenemos claro lo que significa.

La transferencia de tierras es sólo un paso. Los pequeños agricultores tienen un acceso muy restringido al crédito y enfrentan altos riesgos climáticos, posibles plagas, etc. Es necesario acompañar la asignación y formalización de tierras con una expansión del crédito a los pequeños productores, con instrumentos de manejo de riesgo y con apoyo en el procesamiento, comercialización y mercadeo de los productos.

¿Qué tan importantes son los derechos de propiedad? ¿Es la titulación de baldíos un paso esencial?

En África encontramos que para los pequeños productores sin acceso al crédito la titulación tiene un efecto menor: hay una recomposición del capital. Los campesinos cambian algo de capital movible (vacas) por capital fijo (mejoras en los lotes). Sólo en los productores medianos con mayor acceso al crédito observamos efectos importantes. La titulación tampoco es una solución mágica.

Conceptos de la ley de tierras

Angelino Garzón, Vicepresidente de la República
“Vamos a luchar contra toda la pretensión de los grupos armados ilegales, de que echemos marcha atrás en el proyecto de ley de tierras, pero la decisión ya está tomada”.

Rafael Mejía, Presidente de la SAC
“En lo que se trabaja con el Gobierno es en lograr un plan de retorno que les (a los desplazados) permita tener una actividad que sea rentable y reduzca su pobreza”.

Juan Camilo Restrepo, Ministro de Agricultura
“Los violentos no van a prosperar y no se ahogará en un baño de sangre lo que el Estado y el Gobierno están tratando de hacer (frente a la restitución de tierras)”.

José Félix Lafaurie, Presidente de Fedegán
“El debate sobre tierras está distrayendo la necesidad de construir una política rural para cambiar el sector. La tierra es un activo productivo, se usa en función del mercado y de la infraestructura disponible”.

 

últimas noticias