Alianza de buenas intenciones

Posible alianza entre UNE, ETB y Emcali. La unión de las tres empresas es difícil, porque cada una vive realidades diferentes.

El panorama en el mercado de las telecomunicaciones en el país en los últimos cinco años cambió con la llegada de pesos pesados a nivel mundial. La compra de Telecom por parte de Telefónica de España y el fortalecimiento en la operación de la mexicana Telmex plantearon otro panorama. Las cartas más duras se las tenían que jugar las telefónicas municipales ETB, EPM, con su marca UNE, y Emcali.

Frente al desafío en la competencia, los alcaldes de Bogotá, Samuel Moreno; de Cali, Jorge Iván Ospina, y de Medellín, Alonso Salazar, decidieron contratar una firma de banca de inversión para que los oriente en la estructuración de un modelo para fortalecer las tres compañías, que en conjunto tienen cuatro millones de líneas.

El alcalde Samuel Moreno indicó que “el objetivo es defender lo público, teniendo claro cuál será el panorama de la industria de telecomunicaciones a mediano y largo plazo para integrar negocios y sinergias. Aunque es claro que la empresa no se va a vender”.

Por su parte, Jorge Iván Ospina ha manifestado que es posible la conformación de una empresa nacional de telecomunicaciones entre las tres compañías. Aunque en el caso de Emcali habría que escindir el negocio de telecomunicaciones.

Esta no es la primera vez que se piensa en la alianza. Hace cuatro años los mismos actores, más Telecom, que era del Estado, plantearon la posibilidad, también al comienzo de nuevas administraciones municipales, pero cada uno siguió su camino. La firma seleccionada tendrá 120 días para entregar su informe.

Hoy, incluso, las tres empresas viven momentos más distantes unas de otras. ETB consolidó su apertura accionaria y el 11% de la compañía está en manos de miles de accionistas y está en la Bolsa de Colombia; ha extendido su presencia a nivel nacional y es el mayor proveedor de banda ancha del país, con 290 mil suscriptores a marzo pasado. Incluso, el propio alcalde Moreno ha hablado de aliados estratégicos en negocios específicos, como televisión por internet y banda ancha móvil.

Por su parte, UNE es una sociedad por acciones que reunió los negocios de comunicaciones de EPM, es celosamente vigilada por el Concejo de Medellín, tiene presencia en varios departamentos, es líder en televisión por suscripción, 351 mil suscriptores. Hace poco la firma Duff & Phelps manifestó que EPM Telecomunicaciones tiene el reto de consolidación del negocio y del proceso de integración organizacional, ante un mercado en transformación. También se ha conocido que EPM está buscando un socio estratégico que tenga el control de UNE.

El caso de Emcali es más complicado. Fue intervenida por la Superintendencia de Servicios Públicos en 2000. Tiene pendiente la escisión de su negocio de comunicaciones por parte del Concejo de Cali. Incluso se ha hablado de privatizarlo. De no presentarse y aprobarse el proyecto de reestructuración, la empresa estaría en mayor peligro.

 En telecomunicaciones, por ejemplo, está perdiendo terreno en telefonía. Incluso algunos analistas hablan de que la vía más rápida es liquidar y comenzar de cero, con nuevas empresas por acciones de propiedad del Estado y del público, como lo plantea el ex viceministro de Comunicaciones Germán González.

Lo cierto es que la posibilidad de una alianza entre las tres empresas de telecomunicaciones, para buscar alternativas y enfrentar la competencia, es una iniciativa bien intencionada. Aunque los protagonistas deberían mirar en perspectiva el momento, modelo de negocio y realidad de cada compañía.

González agregó que habría que considerar también que “el futuro de las empresas implican decisiones políticas complejas y demoradas” en una industria intensiva en capital que cambia minuto a minuto.

 


 

 

últimas noticias