Lo bueno, lo malo y lo feo

Lo bueno: hay que empezar con el Campus Party. Ser el tercer país en el mundo y el segundo en Latinoamérica después de Brasil en organizar el evento más importante del mundo de las comunicaciones, los computadores y la tecnología es un gran logro. Haberlo hecho con el nivel que tuvo el evento es doble logro.

Más de 2.500 personas estuvieron reunidas durante 160 horas continuas alrededor de la convergencia digital. Acamparon, durmieron (poco) se alimentaron (física y mentalmente) y todo salió perfecto. Bien por los organizadores y los patrocinadores.

Lo malo: aun a riesgo de levantar ampolla, creo que es Davivienda la que está en el lugar equivocado. Si bien las piezas de su campaña son memorables y muy bien realizadas, no me gustaría estar a la cabeza de una marca a la que la gente se refiere, coloquialmente, como “…está como Davivienda, en el lugar equivocado”, y menos ahora que los competidores se están renovando en servicios y productos y con una comunicación centrada en el valor.

La estrategia de Davivienda fue muy buena en su momento, pero ya está gastada. Puede estar generando una gran recordación pero lesiona el valor en el largo plazo.

Lo feo: ¿en qué estarían pensando los directivos de Caracol TV y RCN TV cuando tomaron la decisión de suspender la medición de audiencias de Ibope? Me parece que sólo en mantener un nivel ficticio de ingresos que no es sostenible según la realidad del mercado.

¿Es culpa de Ibope que los colombianos, como el resto del mundo, prefiramos tener 40, 50 ó 100 opciones en la TV por suscripción a las dos o tres de la TV abierta? Hay un refrán que cobra importancia en este momento: “es mejor agitar una duda que descansar en un error”. Ojalá los anunciantes aprovechen para liberarse de la dictadura de los dos “únicos” canales y prueben otras opciones. De pronto les sale “el tiro por la culata” a los canales.

Ñapa: me produjo, como a todos, una inmensa alegría la liberación de los 15 secuestrados y una sensación como de “calorcito por dentro” la forma como ésta fue realizada por el Ejército. Creo que es una gran demostración de los resultados que se obtienen cuando se adopta una estrategia innovadora, se asume el riesgo de la decisión tomada y  se es disciplinado en la aplicación de la táctica. Felicitaciones. Un gran ejemplo que podemos imitar.

últimas noticias

¿Qué estoy pagando en un tiquete aéreo?

Censo de población, una puerta a la vez