Choque de precios

<p>El mundo está en una situación que no es ajena a Colombia: altos precios de alimentos y bajos precios de bienes producidos; y en algunos casos, la presencia de precios cero o gratis, en los servicios de conocimiento.</p>

Lo que ocurre es simple: el costo marginal de producir un bien más o una copia más de un bien o un servicio electrónico. Mientras los alimentos se producen por cantidades limitadas en extensiones de tierra definidas.

Tomemos como ejemplo un libro. Si lo compramos físicamente, se requiere papel y tinta; si lo compramos en versión digital no se requieren insumos. Por esto muchas de las industrias culturales han migrado a productos digitales, porque el costo marginal de producir una copia más del libro es cero.

Pero en el caso de los alimentos, estos no se pueden copiar y se requieren más hectáreas sembradas para producirlos. La gráfica lo muestra, mientras la inflación de alimentos aumenta, la de libros no, eso indica que el consumo de libros se ve afectado por los precios de la comida y que comenzamos a registrar los beneficios de lo digital en el mercado.

Entonces, mientras la población del mundo crece a una tasa del 2% anual, la demanda lo hace a más del 4% anual, por el fenómeno de longevidad y de esperanza de vida. Esta dinámica no la podemos absorber en la producción de bienes físicos por la inflexibilidad de los insumos, pero el mercado digital no tiene ese problema.

Esperamos que el efecto digital de internet libere algunas hectáreas de siembra de árboles para impresión de papel, y se asignen a alimentos o biocombustibles; porque finalmente el problema es simple: somos más y consumimos más, y entre mejor asignemos los recursos, mejores precios; o pasa lo que pasa acá, que mientras los alimentos valen más, tenemos que dejar de comprar lo que nos gusta por lo que necesitamos.