¿Qué compran los billetes?

El Banco de la República imprime los billetes que los colombianos usamos diariamente bajo dos consideraciones lógicas: que las compras se faciliten y que reflejen los precios de las cosas que más frecuentemente se adquieren. Los colombianos hacemos la mayoría de las compras en efectivo, sobre todo porque compramos pequeñas cosas.

Muchos pensarían que el billete de $1.000 es el más usado, pero no; el rey del mercado de pago en efectivo es el billete de $5.000, dejando ver que Silva es más “usado” que Jorge Isaacs, y algunos dirán que más leído.

El billete de mil se usa para comprar desde arepas hasta uñas postizas; el de dos mil, puede adquirir cuadernos o atún; el de cinco mil negocia muchas cosas, como un almuerzo y revistas; los de diez mil, nos sirven para adquirir machetes o lavar el carro; los de veinte mil los usamos para tanquear el carro (lo cual era más común con el billete de $10.000) y comprar pantalones; y finalmente, el gran billete de cincuenta mil se usa mucho para comprar ropa interior y libros.

Evidentemente, al ver este estudio de Raddar usted tendrá muchas dudas y opiniones encontradas, pero piénselo detenidamente y se dará cuenta de que usted intenta deshacerse de la mayor cantidad de billetes que tiene y por eso los billetes de $1.000 y $2.000 pasan rápidamente de mano en mano, mientras el billete de $50.000 ya es llamado por algunos “título fiduciario”, porque con eso sólo se puede pagar en almacenes de cadena, donde lo aceptan sin muchos problemas. Y sin duda las monedas tienen un dinámica más interesante, sobre todo las pequeñas de $20, que cada vez que las recibimos ponemos cara de disgusto o de curiosa sorpresa.

Temas relacionados