La cruz de los contratistas

Jorge Eliécer Flórez tuvo un accidente laboral el 27 de febrero de 2005. Eran las cuatro de la tarde, cuando un poste de electricidad en el que trabajaba, con tres compañeros más se vino abajo sobre el caño de la avenida 30, a la altura de la calle 52 en Bogotá.

Jorge fue el único sobreviviente del accidente que ocurrió cuando los cuatro contratistas de Codensa completaban 17 horas de trabajo continuo.

Perdió una pierna, se lesionó el hombro derecho de forma permanente y estuvo incapacitado por 14 meses. Cuando quiso reintegrarse a su trabajo, la empresa contratista con la cual trabajaba canceló sus servicios bajo el compromiso de que lo contratarían para otra plaza, ofrecimiento que nunca se cumplio. Hoy, Jorge está desempleado, a la espera de una oportunidad de trabajo para la que su discapacidad física no sea un impedimento.

Pero este caso no es aislado. Por eso se conmemoró el lunes el día internacional del trabajador tercerizado y el día nacional de la salud laboral, como una forma de reconocer la situación de los cerca de 4,5 millones de trabajadores colombianos que ganan menos de un salario mínimo, carecen de un contrato estable y cada vez tienen menor capacidad de ahorro y de consumo.

La celebración fue promovida por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Federación internacional de sindicatos de la química, energía, minas e industrias diversas (ICEM) y el sindicato de trabajadores de la electricidad de Colombia (Sintraelecol).

“Por cada trabajador directo hay seis tercerizados”, señaló Luis Farfán, miembro de la junta directiva de Sintraelecol. El promedio anual de accidentes laborales mortales en el sector eléctrico es de 13, de los cuales el 90% corresponde a empleados que trabajan con empresas contratistas, como cooperativas de trabajo asociado, que en su mayoría no ofrecen condiciones dignas a sus trabajadores.

Según un estudio de la Universidad Nacional, cada vez son menos los empleados incluidos en el régimen contributivo de salud, y los afiliados a cajas de compensación y aseguradoras de riesgos profesionales.

“La reivindicación de los trabajadores colombianos es la recuperación de los contratos de trabajo”, señaló  Alfonso Velásquez, miembro del comité ejecutivo de la CUT, quien asegura que las condiciones deficientes de estos trabajadores no son coherentes con el aumento de utilidades de las compañías nacionales. El dirigente sindical aseguró que de los 22,7 colombianos en edad productiva, sólo 1,7 millones cuentan con un contrato a término indefinido y cerca de 9 millones devengan un salario mínimo o menos.

La celebración del día del trabajador tercerizado se fijó el 28 de julio para conmemorar los 25 años del fallecimiento de cerca de 200 trabajadores en la hidroeléctrica del Guavio, de los cuales sólo 100 eran empleados tercerizados.

Temas relacionados

 

últimas noticias