Defensor del cliente crea polémica

Mejorar el acceso a los servicios financieros, alternativas de inversión para los ahorradores de los fondos de pensiones plantea la reforma financiera. El defensor nombrado por la Superfinanciera le restaría independencia, según los bancos.

Las comisiones Terceras de Senado y Cámara de manera conjunta deberán votar en primer debate el Proyecto de Reforma Financiera que el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, radicó el pasado 11 de junio y que el Gobierno considera el más importante de la agenda económica puesta a consideración del Congreso.

Se trata de una iniciativa que busca proteger a los consumidores del sistema financiero y ofrecer alternativas para mejorar los niveles de bancarización en Colombia, que más personas tengan acceso a los servicios financieros y ofrecer alternativas de inversión en los fondos de pensiones.

De acuerdo con la Asociación Bancaria, 15,7 colombianos tienen acceso a un producto financiero.

Pero el tema que ha despertado controversia ha sido el del defensor del cliente. La propuesta gubernamental consiste en que esta figura sea nombrada por la Superintendencia Financiera y no por las propias entidades, para garantizar imparcialidad.

Los reparos de los bancos tienen que ver con la independencia de los defensores del cliente, porque si son nombrados por la Superfinanciera, puede haber un sesgo de politización en el cargo e inconvenientes para la entidad de vigilancia, debido a que no le será fácil evaluar el desempeño de los funcionarios que ella misma nombra como defensores, como lo ha sostenido la presidenta de Asobancaria, María Mercedes Cuéllar.

Asobancaria resalta el hecho de que la banca ha realizado esfuerzos en el mejoramiento de la atención a los consumidores.

Las cifras de 2007 muestran que dos terceras partes de las quejas que atienden son resueltas en favor del consumidor financiero y sólo un tercio en favor de las entidades.

De acuerdo con el gremio, en 2007 se hicieron más de 1.890 millones de transacciones en los bancos y el total de quejas fue de 665.942.

El sector financiero dice que 96% de las quejas son atendidas por las propias entidades y que una supuesta mayor independencia del defensor no influye mucho, la Superintendencia sólo tramita el 3% de las quejas, y dos terceras partes de sus respuestas son en favor de los clientes.

Otra de las iniciativas planteadas tiene que ver con que los Fondos de Pensiones puedan ofrecer alternativas de inversión, dependiendo de los perfiles de riesgo de los ahorradores y de las edades de las personas. De cuerdo con Santiago


Montenegro, presidente de Asofondos, “se plantea que las personas jóvenes puedan invertir hasta el 70% en renta variable y que las personas mayores lo puedan hacer hasta un 10%, lo cual es positivo y amplía la oferta de los fondos”.

Jorge Londoño, presidente de Bancolombia, considera éste el aspecto más importante de la reforma, “contribuye a la modernización del sector financiero y en particular de los fondos de pensiones, que les permitiría ofrecer  alternativas para el manejo de las inversiones”.

Para aumentar el acceso de los colombianos a los servicios financieros, se incorporó la posibilidad de que las cooperativas puedan ofrecer servicios en aquellos lugares donde la banca tradicional no tiene presencia. Otra posibilidad es que se tenga acceso a seguros con empresas extranjeras, que incluso no estén constituidas en el país. Esta posibilidad se incorporó como iniciativa parlamentaria.

En el mismo sentido se incluye la posibilidad de que entidades como la Financiera Eléctrica Nacional (FEN) se convierta en la Financiera de Infraestructura Nacional (FIN), para que apoye instituciones como Findeter, Bancoldex e Icetex, entre otras.

Asimismo, se buscará capitalizar al Fondo Nacional de Garantías para que pueda dar más avales.

El proyecto también contempla que los bancos puedan acceder a otros negocios financieros, como el leasing y la oferta de crédito para la creación de empresas, que para el gremio financiero es positivo porque amplía el portafolio de servicios de los bancos radicados en el país, y además podría tener un efecto de control sobre la revaluación del peso.

Así lo reconoció el presidente de Bancolombia, quien consideró que “es positivo llevar más productos a la banca o hacer factible el desarrollo del leasing u otros instrumentos financieros de interés para todos los clientes”.

El Proyecto también busca incorporar a la legislación colombiana los compromisos que se firmaron en el TLC con Estados Unidos, que es además el escenario base en los otros procesos de negociación en marcha con EFTA, Unión Europea y CAN.

Sobre la iniciativa que será votado este martes en el Congreso, el Ministro de Hacienda dijo que “ha tenido el aporte de parlamentarios y que el texto que se discutirá tiene el consenso del Gobierno y la sociedad a través de los foros que se hicieron en diferentes ciudades”.

 

últimas noticias