Las dificultades detrás del hilo y la tela

Esta industria tiene US$380 millones estancados en Venezuela. El Gobierno promete nuevas ayudas al sector.

En medio del glamour de la moda, el sector textil mostró su radiografía en Colombiamoda: revaluación, pérdida de competitividad e incumplimiento de pagos por parte de Venezuela.

No obstante, Colombiamoda busca enviar un mensaje de optimismo en medio de la crisis, que también, cabe resaltar, no impacta a todos por igual.

Es el caso de Samuel Bluman Levy, un textilero antioqueño quien con su empresa C.I. Iblú lleva 26 años en el mercado, experiencia que le da la solidez para sortear los problemas que acosan al gremio.

Bluman Levy señala que el único obstáculo de los textileros en este momento es la tasa de cambio, pues “no hay problemas ni de mercado ni de ventas”. En su caso, ha aprovechado la revaluación para renovar maquinaria y ha logrado mantener un equilibrio en sus estados financieros gracias a la doble naturaleza de su negocio: exportador e importador. “Colocamos un dólar fijo de $1.970 para ambas cosas y así regulamos la situación, para proteger la empresa y poder ofrecer precios competitivos en el exterior”.

Sin embargo, el hecho de que la situación de la empresa de Bluman Levy no sea crítica, no quiere decir que no se haya visto afectada. Aunque no ha tenido que reducir puestos de trabajo, sí ha sentido el impacto de las demoras en los pagos de los clientes venezolanos por la falta de articulación entre el Gobierno colombiano y el Cadivi, entidad que controla las divisas en Venezuela. “Tengo US$1,5 millones retenidos desde hace 5 meses”, asegura Levy, cantidad que forma parte de los US$380 millones de los textileros colombianos que están estancados en el Banco Central de Venezuela, según el Ministerio de Comercio, tras una reunión con las autoridades del Cadivi.

Frente a casos como éste, expuestos al presidente Uribe, se generaron varios compromisos en el marco de Colombiamoda. Uribe pidió a los textileros reunirse con los ministerios de Comercio y Hacienda para concertar el monto y las condiciones de la ayuda para exportadores que negocian con países que no pertenecen a la Comunidad Andina de Naciones. Y para apoyar a los afectados por la retención de dineros en Venezuela y que no están cobijados por el Certificado de Reembolso Tributario (CERT) se estableció que, a través de Bancoldex, se dispongan recursos.

Aunque Uribe trató de cerrar compromisos en torno a los temas planteados por el empresariado, la complejidad de los mismos obligó a la programación de una sesión entre Gobierno y representantes del sector el próximo martes.

“Para mover US$100 millones en el sector bancario se necesitan dos personas en una mesa, mientras que para mover la misma cantidad en mi industria, necesito tres mil personas en un año”, explica Bluman Levy. No obstante, el empresario es optimista y cree que la industria nacional está en capacidad de sobreponerse a los problemas que la afectan