Dólar, a menos de $1.700

El empleo y el aparato productivo del país están en riesgo por la descolgada de la divisa norteamericana, que no se detiene.

El dólar cerró el viernes en $ 1.695,05, con una pérdida de $ 13,76. Y el aparato productivo del país en pleno está sufriendo con la descolgada de la divisa norteamericana, que no para de caer. En lo corrido del año la revaluación ha alcanzado el 15,80%.

El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, ha considerado incluso que la caída se debe a fenómenos especulativos, porque los fundamentos de la economía están bajo control. Pero ninguno de los anuncios ni de las medidas adoptadas, como aumentar del 40 al 50% los depósitos no remunerados a la entrada de capitales y aumentar a dos años el tiempo mínimo de permanencia de la inversión extranjera directa, han tenido efectos en el mercado.

Mientras tanto, analistas como Mauricio Cárdenas, director de Fedesarrollo, han considerado que parte importante del flujo de capitales está llegando al sector petrolero y no para portafolios de inversión. Incluso, se han oído voces como las de los gremios de floricultores y textileros, que piden decretar una emergencia económica, lo cual descartó el Ministro de Hacienda, quien además agregó que la situación fiscal del país no permite aumentar las ayudas a los sectores afectados por la revaluación.

Entre las causas que pueden estar influyendo en la descolgada figura la expectativa del mercado ante la posibilidad de que el Banco de la República suba las tasas de interés para controlar la inflación, que el mes pasado fue de 0,93% y en lo corrido del año se ubica en 5,12%. La Junta del Emisor se reunirá el próximo 27 de junio. De tomarse una determinación de subir tasas, el diferencial entre Colombia (9,75%) y Estados Unidos (2,25%) se aumenta y el país se hace más atractivo para los inversionistas del exterior. También se mencionan fenómenos como la revaluación de monedas como el real brasileño y el peso mexicano, pero el campeón es el peso colombiano.

Otra de las razones de la caída puede tener relación con que quienes hicieron inversiones en dólares hace algunos meses, han salido a vender al ver que la divisa parece no tener piso.


Con los actuales niveles del dólar se pone en peligro el aparato productivo del país, debido a que la producción nacional se hace menos competitiva frente a los productos importados. Una situación que afecta directamente al empleo.

Se ha planteado que el Gobierno debe hacer esfuerzos en la reducción del déficit fiscal y el endeudamiento, producto de lo cual en la reunión del miércoles anterior de la Junta del Banco con el presidente Uribe, el Gobierno consideró reducir el aumento del 16% en el presupuesto de 2009 que presentará al Congreso en julio próximo y tomar medidas como entregar en concesión más obras de infraestructura, sector que considera prioritario.

El Gobierno ha manifestado que el gasto tiene un componente de inflexibilidad derivado del tema pensional y que no tocará sectores como los de seguridad y defensa.

Sobre las perspectivas del dólar para la semana entrante, analistas de Corficolombiana manifiestan que podría estar en un rango entre $ 1.680 y $ 1.730.

Las proyecciones se hacen con base en las expectativas de que el dato de inflación en Estados Unidos, que se conocerá el próximo viernes, sea alto, razón por la cual se esperaría que la Reserva Federal subiera la tasa de interés para controlar el fenómeno.

La economía norteamericana está pendiente también del dato de ventas al por menor, el jueves entrante, sobre el cual las expectativas son que muestre síntomas de recuperación, lo cual daría tranquilidad al mercado local.

La voz del Banco

El gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, ha manifestado que el fenómeno de revaluación de la moneda es regional en América Latina. Sostiene que el objetivo del Banco es luchar contra la inflación, mientras al Gobierno le preocupan la desaceleración de la economía y las consecuencias sobre el empleo, que al Emisor también lo inquietan y se tienen en cuenta para tomar decisiones sobre las tasas.

Es claro que el dólar es más barato por la entrada de inversión extranjera directa, que llega a sectores como petróleo, comunicaciones, comercio y minería. Hay que tener en cuenta que la pérdida de valor de la moneda norteamericana es generalizada en el mundo.

Temas relacionados