Las empresas más admiradas del mundo

Apple, General Electric, Toyota Motor, Berkshire Hathaway, Procter & Gamble, FedEx, Johnson & Johnson, Target, BMW y Microsoft son las empresas más admiradas del mundo.

Y lo son, porque saben del manejo global corporativo, adelantan gestiones de desempeño en sus empleados y tienen una estrategia constante y capaz de mantener la organización en la misma línea de trabajo y crecimiento.

Esas, por lo menos, son algunas de las principales características que encontraron Hay Group y la revista Fortune en el estudio anual que clasifica a las empresas con mayor admiración en todo el globo. Para lograrlo, fueron encuestados más de 10.000 directores y ejecutivos que trabajan dentro de las compañías elegibles en todos los países donde tiene presencia y otro tanto de analistas de servicios financieros.

 Allí, las empresas de tecnología gozaron de una importante participación debido a que “por cultura, estas compañías son más flexibles, los trabajadores tienen una sala de televisión y una mesa de  billar, los ambientes de trabajo están rodeados de múltiples colores y porque te pagan por pensar; en esa medida, el ambiente debe ser idóneo. Claro que eso no quita que las empresas manufactureras como Toyota o BMW sean distintas. Lo que se probó es que allí también existe un excelente ambiente de trabajo. En el caso de Apple, que fue la primera, el fin último de la organización es un ambiente perfecto, creado por ellos mismos”, explica Carlos Villino, líder de negocios de Consultoría para la Región Andina de Hay Group.

La investigación deja claro que hay seis variables en las que se mueven las “más admiradas”: programas de reconocimiento,  un pago menor que el de sus competidoras, ejecución de programas de compensación, participación de gerentes en la implementación de esos programas, retribución intangible y el fuerte rol del departamento de recursos humanos en las mejores prácticas de la organización.

Sin embargo, entre esas seis mediciones, llama la atención aquella que dice que el menor pago de los empleados frente a las otras empresas es uno de los que más se encontró. “En línea general, encontramos que en  estas empresas, el sueldo básico para cargos gerenciales y ejecutivos es aproximadamente 5% menos que en el grupo homólogo. Aunque esto quizá parezca algo contradictorio, es muy probable que paguen menos debido a que sus programas para desarrollar el talento desde adentro son más sólidos, así como los procesos que contribuyen a encontrar candidatos internamente, lo cual resulta en una menor necesidad de contratar externamente, que por lo general requiere una compensación mayor”, describe el informe.

Fabiola Sojet, presidenta de General Electric para Colombia, explica el resultado de su compañía, aclarando que es una de las empresas industriales más importantes del mundo, fundadora del Dow Jones —que todavía permanece en el índice—, con 170 mil personas empleadas y con antecedentes tales como que el primer contrato de iluminación de una ciudad lo tuvo GE, cuando Thomas Alba Edison creó la bombilla eléctrica. Además, de recordar enfáticamente que ya en diez ocasiones ha figurado en los primeros lugares de “las más admiradas”.

Una clasificación que, sin duda, más allá de la atracción corporativa, evidencia la buena reputación de la que gozan estas compañías, que claramente es un impacto directo sobre resultados mesurables, tales como el precio de las acciones y la capacidad de atraer y retener el talento, el “activo corporativo” más importante de un organización.

Temas relacionados