Escudo contra inquilinos morosos

Mecanismo para evitar que el arrendador tenga que pagar y luego solicitar la garantía.

Diariamente, propietarios y agencias inmobiliarias se quejan del continuo incumplimiento de los arrendatarios en los pagos que tienen que hacer por concepto, entre otros, de alquiler, administración y servicios públicos, y que al final ellos terminan asumiendo. Uno de los mayores dolores de cabeza es el atraso en las obligaciones de los servicios públicos domiciliarios, que en algunos casos ha llevado a que se pierdan líneas telefónicas o se les retiren los contadores.

Como una solución para esta situación, la compañía Protección Inmobiliaria (Protecsa) presentó la ‘Garantía Anticipada de Servicios Públicos’, con la que pretende evitar que las agencias arrendadoras deban cancelar primero el valor de los servicios públicos en los que se hayan atrasado los inquilinos y luego sí poder solicitar la garantía por este concepto, como lo exige el régimen de arrendamiento de vivienda urbana o Ley 820 de 2003.

El mecanismo operará para todos los inmuebles afianzados (depósito o fianza que le puede exigir el arrendador al arrendatario para garantizar el pago de los servicios públicos domiciliarios). Protecsa hará el pago anticipado a la agencia arrendadora para que ésta cancele el valor de los servicios en mora.

“La Garantía nació como respuesta a un problema de tantos años, y en la mayoría de las ocasiones ha llevado a situaciones financieras críticas, cuando los inquilinos no pagan oportunamente los recibos de los servicios públicos domiciliarios”, explicó María C. Rico, presidenta de Protecsa.

La garantía, que tendrá un costo del 12% a partir de $1 millón, evitará además cortes de agua, energía, teléfono y gas, y el pago de las reconexiones que se hacen una vez las obligaciones estén al día.

“Para los propietarios el beneficio es aún mayor, porque con el pago anticipado no hay posibilidad de que se inicien acciones judiciales en su contra y a las inmobiliarias les evita tener que usar sus recursos para cumplir con estas obligaciones de los inquilinos morosos”, agregó Rico.

Las cifras de las inmobiliarias hablan de que el 70% de los arrendatarios cada mes incumple con los pagos de los servicios públicos y que anualmente las deudas pueden llegar a los $1.000 millones.

Protecsa también anunció ayer que ya trabaja en un nuevo servicio de prevención para conocer de manera anticipada y casi inmediata qué arrendatarios están atrasados en sus pagos y no esperar a que llegue la segunda factura y el anuncio de la suspensión del servicio.

De acuerdo con la compañía, están buscando establecer convenios con las empresas de servicios públicos para que las agencias de arrendamiento puedan, con los números de contratos, saber directamente quiénes están atrasados en los pagos. Protecsa aseguró que con Gas Natural el acuerdo ya está en marcha y que con Codensa se hará efectivo una vez se tenga la autorización de los propietarios.

Temas relacionados