Flores con espinas

Augusto Solano, presidente de Asocolflores, habla de los sube y baja actuales de la industria.

Las flores son el mejor vehículo para expresar los sentimientos. Pero el de la industria en este momento es de incertidumbre y desazón por las consecuencias de la revaluación, que le ha significado dejar de recibir cerca de $3 billones durante los últimos cuatro años. Con Augusto Solano, presidente de la Asociación Colombiana de Floricultores (Asocolflores), recorrimos los “cultivos” de este colorido renglón económico.

¿Cuál es el momento del sector?

Está en una encrucijada, el impacto de la revaluación se ha profundizado en un período de cuatro años. Todavía se pueden hacer cosas por parte del banco central, el Gobierno y nosotros.

¿Cuáles ustedes?

Debemos seguir siendo muy activos en mejoras en competitividad. No seríamos hoy el primer proveedor de Estados Unidos y el segundo exportador mundial. El modelo de las flores ha sido de competencia, aquí no ha habido paternalismo, todas las empresas se esfuerzan por mejorar sus sistemas de producción, por ser innovadoras. Estamos adelantando proyectos, en transporte, por ejemplo, que pesa 25% en los costo de la flor, y desarrollamos el proyecto Merlín, que consiste en adecuar unos contenedores con atmósfera controlada.

Deben ser más  competitivos...

Hemos ganado premios en Rusia y Holanda. Viene gente de Holanda, el país más importante del mundo en la industria, y califican las variedades colombianas como las mejores. El año pasado dos empresas nacionales recibieron premios de la Enveromental Protection Agency. Todos los días recibimos pedido de visitas internacionales que quieren venir a que les enseñemos. Las más recientes de México y Cuba; China ha venido tres veces.

¿Cuáles han sido los desarrollos en el campo comercial?

Esfuerzos en Rusia, Reino Unido, Japón y contratamos un estudio para explorar otros mercados europeos. En Japón somos los principales proveedores de claveles y comenzamos a vender rosas. Un desafío, vender bouquets en supermercados de Inglaterra.

Y el aumento de costos de producción por el precio del petróleo...

El último año, 30% por agroquímicos y fertilizantes, que representan el 7% en la estructura de costos. Y el 50% del valor total es laboral, representa US$275 mensuales, cuando en Kenia es US$60.


¿Qué puertas han abierto los TLC firmados?

Tenemos muchas expectativas del que se firmó con Canadá, donde nos ha ayudado la certificación ‘Flor verde’, sobre manejo ambiental. En 2007 las exportaciones llegaron a US$1.114 millones, cuando en el 2006 fueron US$970 millones. Las ventas han aumentado porque los floricultores producen más con menos recursos y buscan más valor agregado. Sin embargo, en el primer trimestre de 2008 el volumen de exportaciones cayó 7,5%.

Empresas cerradas y empleos perdidos...

Se han cerrado 17. Se han perdido 18 mil empleos en cuatro años. La nómina al año es de $1 billón. Crear un empleo cuesta $50 millones. Es un sofisma pensar que con tener un dólar barato somos más ricos. Se es realmente rico en la medida en que se produzca más.

¿Cuánto han recibido en ayudas del Gobierno y qué ha hecho el sector con esos recursos?

El año pasado fueron $146 mil millones. Pero lo dejado de recibir en cuatro años de revaluación está cerca de $3 billones. Los incentivos han sido de $10 mil por hectárea, cuando los costos operativos de una hectárea de clavel es de $350 millones al año.

Alternativas para frenar la revaluación

El presidente de Asocolflores plantea algunas posibilidades para controlar los efectos de la revaluación y se refiere a los mecanismos que ha utilizado el Gobierno Nacional. Dice que el control del gasto del Estado es importante y llama la atención sobre el diferencial de tasas de interés entre la colombiana (9,75%) y la de Estados Unidos (2%) que hace que los inversionistas traigan capitales a rentar al país.

Apunta que hay que ser más estrictos en el lavado de dinero y mejorar los controles. Hay noticias de que el área sembrada de coca ha aumentado 27% y sabemos que la productividad en sus cultivos  ha aumentado. Esa plata tiene que estar en alguna parte. Creemos que las medidas de control de capitales se deben mantener y profundizar aún más.

Lo que se necesita es bajar la oferta y aumentar la demanda por dólares, permitir cuentas en esta moneda sería una alternativa que ha dado resultado en otros países, acelerar el pago de las importaciones, ya hay un límite de seis meses que se puede bajar.