Los consumidores han sido los más beneficiados con el ascenso de la moneda.

Tas el inminente cierre de cultivos de flores, la caída en las ganancias de los bananeros, los profundos resultados negativos de los textileros y del mal ambiente que están viviendo las compañías que están iniciando su plan de expansión con la penetración de mercados extranjeros; hay un grupo de sectores en Colombia que están siendo vistos como los ganadores con la revaluación.

Se trata de los importadores de aparatos tecnológicos, de carros y del mismo Estado, que ha logrado disminuir la deuda externa, abaratándola en la medida en que se cae el precio del dólar frente al ascenso del peso, que ya fue calificada como la moneda que  más ha aumentado su valor en el mundo.

Mario García, gerente de Tesorería  de la multinacional LG en Colombia, comenta que con el tema de la revaluación hay que tener en cuenta dos factores determinantes, “uno es que a nivel macroeconómico, todas las compañías  importadoras teníamos  una expectativa clara sobre la caída del dólar frente al peso y lo que está pasando hoy supera esas expectativas. Y lo segundo es que, como compañía, sabíamos que íbamos a tener un factor positivo a nuestro favor, pero que sería algo transitorio en el que el más beneficiado realmente sería el consumidor, que es lo que está pasando en este momento”.

Una prueba de ello se siente en los precios de venta de todos los electrodomésticos que se comercializan en el país, de sus repuestos y de los productos como los programas para computadoras, pues hace dos años el promedio de venta de un televisor de última tecnología promediaba los $2 millones, hoy fácilmente se puede adquirir por un 30% menos.

Por eso García es enfático en aclarar que el impacto se ha sentido en las dos últimas semanas y se ha remitido en los clientes, que finalmente son quienes gozan de la disminución del precio “y que además hace parte de nuestra política corporativa, pues si los aparatos se importan por un menor valor, eso se lo debemos remitir a los compradores, ofreciéndoles  un mejor precio de costo, que se está traduciendo en mayor accesibilidad de tecnología en el país”.

Sin embargo, el directivo asegura que el inventario de mercancía se ha mantenido y aunque el volumen físico de ventan no ha mostrado variables muy notables, los precios de este momento con los del año anterior, han disminuido en cerca del 10%.


Por el sector automotor, Saulo Arboleda, presidente de la Asociación de Concesionarios Renault, Asocor, aclara que aunque  efectivamente sean todos los importadores los más beneficiados por la revaluación, el tema se está volviendo “francamente un problema grave para quienes están en este negocio”.

Lo explica cuando deja saber que “para los concesionarios, la única forma de compensar el negocio de las ventas es comercializando un mayor volumen de carros. Está claro que muchas compañías están importando vehículos por precios que en promedio pueden ser inferiores en un 10% menor con respecto al año anterior, pero la gente ya está pendiente de esas variables y cada vez está esperando más tiempo para comprar más barato. En mayo las ventas cayeron en un 12% respecto a abril, pues antes se vendieron 20.100 unidades y pasamos a  18.500 en mayo”.

A eso se suma, dice Arboleda, que las compañías están adelantando agresivas campañas de ventas con promociones en seguros o accesorios para los carros, que se traducen claramente en ganancias para el comparador.

Por lo pronto, el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, ha manifestado que al Banco Central le preocupa la apreciación del peso y consideran que sus niveles son exagerados, pero también ha expresado que  la junta en pleno confía que es un escenario que se puede revertir en cualquier momento, aunque no se sabe cuándo. Y a eso se suma, que se ha controlado el ingreso de capitales al país y se ha aprovechado el precio de la divisa, para acumular grandes cantidades de reservas internacionales, que es algo valioso para las finanzas de Colombia.

Un cúmulo de movidas cambiarias que también ha beneficiado a muchos industriales que están aprovechando para modernizar sus plantas productivas, pero que finalmente como lo expresan los representantes de los distintos sectores, los más beneficiados, al final, son los consumidores.

En cifras

10%

ha disminuido en promedio el precio de los carros.

Temas relacionados
últimas noticias